Medios

Los repartidores del grupo Boyacá, en huelga

La huelga de los repartidores del grupo Boyacá afecta a los quiosqueros madrileños

Los repartidores del grupo Boyacá llevan cinco días en huelga, lo que ha repercutido directamente a los dueños de los quioscos de la capital madrileña.

boyacaLa crisis a la que se enfrenta actualmente la prensa ha hecho que algunas empresas tomen decisiones drásticas. Este es el caso del grupo Boyacá que ha impuesto el despido de 75 de sus trabajadores, lo que supone el 50% de la plantilla, así como bajar el sueldo a los otros 75 repartidores restantes.

Ante esta situación, los repartidores de la empresa distribuidora DIMA, perteneciente al grupo Boyacá se pusieron en huelga en la madrugada del jueves al viernes. Tras cinco días sin repartir periódicos a los quioscos de la capital madrileña, todavía no se sabe cuándo terminarán estos paros.

"Nosotros lo único que queremos es hablar con la compañía. Llevamos un año intentado negociar y ellos no quieren, no nos ha quedado más remedio que cesar el servicio y negarnos a repartir", comenta Julián Moreno, uno de los distribuidores en huelga, al diario El País.

Desde el grupo Boyacá, han explicado que estos repartidores decidieron ponerse en huelga sin previo aviso para "coaccionar a la empresa distribuidora para imponer la firma de nuevos contratos en condiciones privilegiadas".

Actualmente, los repartidores cuentan con un salario mensual equivalente a 4.500 euros. Durante este periodo, trabajan 15 días en horario nocturno, en jornadas laborales de 4 horas. No obstante, los trabajadores reclaman que con este sueldo deben hacer frente a numerosos gastos, como la cuota de autónomos e incluso la gasolina de sus vehículos.

Por otro lado, los propios trabajadores admiten que son "conscientes de que hay que bajar los sueldos y que se tiene que ir gente. Pero necesitamos una negociación por parte de Boyacá y no una imposición".

Entre los más perjudicados se encuentran los dueños de los quioscos de la capital, que llevan cinco días sin recibir periódicos y revistas. "La prensa es el 75% de las ventas diarias de nuestros establecimientos, nos están llevando a la ruina", expresan desde la Asociación de Vendedores Profesionales de Prensa de Madrid.

Esta asociación ha explicado que la policía madrileña ha adaptado algunas comisarias para que los quiosqueros puedan ir a por los periódicos que Boyacá no les está suministrando.

Los quioscos que se encuentran en pleno centro de Madrid se han visto menos afectados que los que se ubican en barrios más periféricos. Según explican los dueños de los quioscos de la Gran Vía, pueden sobrevivir durante esta crisis gracias a las compras que realizan los turistas.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir