Medios de comunicación

La iTV de Apple no revolucionará el mercado televisivo, por ahora

La iTV de Apple se encuentra ahora en los laboratorios de los proveedores de televisión por cable canadienses Rogers Communications y Bell Canada. Unas noticias más que esperanzadoras pero, también una posible pesadilla para aquellos que esperaban que la televisión de Apple fuera la alternativa a los negocios de televisión por cable. Y es que, si Apple deja a estas empresas jugar con su televisión, esto significa que probablemente planeen asociarse en el mercado de contenidos, dejando al futuro de la iTV muy lejos de la “experiencia televisiva perfecta”.

Según explica Greg Barto en TechCruch, que Apple esté colaborando con compañías de televisión por cable indica que la compañía de la manzana ha sido incapaz de establecer los acuerdos necesarios para ofrecer contenidos a los usuarios. De esta forma, se ve obligada a confiar en los proveedores, en este caso las compañías de cable, con acuerdos ya existentes. Pero también tiene sentido para Apple, ya que puede aprovechar la infraestructura ya existente e insertarse como el último estadio de la experiencia de los usuarios.

Eso sí, aquellos que confiaban en que la iTV de Apple fuera el cambio absoluto del consumo televisivo, todavía van a tener que esperar. La iTV cambiará la forma en que se interactúa con los contenidos, cómo se experimentan, pero no cambiará el hecho de que se pague una suscripción altísima por cientos de canales que no se quieren. No es tan raro: ni Apple ni los operadores de cable ganarían tanto dinero como ahora con un modelo de televisión a la carta.

La asociación entre Apple y las operadoras de cable también serviría para mantener el concepto de consumo programado, es decir, programas periódicos y fijos a un horario. Y ni los alquileres en iTunes, que no es un modelo de suscripción, ni los aparatos de DVR son capaces de lidiar con las nuevas demandas de los consumidores de contenidos televisivos.

A todo esto, hay que sumar el problema que las compañías de clave ya suponen en sí mismas. Tienen un servicio de atención al cliente terrible, además de unos precios elevadísimos, sistemas desfasados y la obligación de pagar por 200 canales cuando el cliente sabe que sólo va a ver dos o tres.

Todo esto hace indicar que Apple todavía no va a revolucionar la televisión. Para ello, primero tendrá que arreglárselas con unos precios bajos por los contenidos, algo que podría solventarse con la venta de los dispositivos. Pero lo cierto es que la compra de los contenidos directamente a los estudios podría ofrecer una experiencia increíble para los espectadores. Ahora habrá que esperar a ver qué pasa y desear que la compañía de la manzana sepa concentrar todos los contenidos que quieren los consumidores para poderlos ver cuando ellos quieran.

Te recomendamos

FOA 2020

DMEXCO

Hootsuite

Outbrain

Xandr

Compartir