Medios

La lucha por la igualdad salarial se anota una importantísima victoria en House of Cards

houseofcardsEn la serie política House of Cards, una de las joyas de la corona de Netflix, la gélida Claire Underwood, interpretada por la actriz Robin Wright, no le va la zaga ni en maldad ni en protagonismo a su esposo Frank, al que pone rostro el oscarizado Kevin Spacey.

Sin embargo, y pese que tanto el personaje de Wright como el de Spacey tienen idéntico peso en la celebérrima serie de Netflix, hubo un tiempo en que la actriz estadounidense cobraba bastante menos que su partenaire en esta producción televisiva.

No obstante, y consciente de la manifiesta injusticia de la que estaba siendo objeto, Wright decidió presionar a los productores de House of Cards para cobrar lo mismo que su marido en la ficción (y le salió bien la jugada).

“Les dije: ‘O me pagáis lo mismo que a Kevin, o hago pública esta situación’”, ha revelado la actriz en una conferencia celebrada recientemente en Nueva York.

Wright puso en conocimiento de los productos de House of Cards que había analizado pormenorizadamente estadísticas de la serie y que había llegado a la conclusión de que “el personaje de Claire era más popular que Frank durante algunos periodos de la producción”.

Por eso, y con los números de su parte, Wright decidió liarse la manta a la cabeza y pedir un aumento de salario, que le fue finalmente concedido.

“Hay muy pocas películas y series donde el patriarca y la matriarca gocen de idéntico protagonismo”, recalca la actriz.

En 2014 Kevin Spacey percibió supuestamente un salario de 500.000 dólares por capítulo por meterse en la piel de Frank Underwood. En cambio, Wright habría recibido un salario de apenas 420.000 dólares por episodio durante ese mismo año.

La disparidad de salarios entre hombres y mujeres en Hollywood es un tema que lleva desde hace tiempo en la picota al otro lado del charco.

Una de las primeras en hacer público su enfado por la desigualdad salarial entre hombres y mujeres fue la actriz Jennifer Lawrence, que se quejó en su día de haber percibido bastante menos dinero que sus colegas masculinos en la película La gran estafa americana.

También Kate Winslet ha hablado abiertamente sobre la desigualdad salarial en Hollywood. Otra actriz que tampoco se ha mordido la lengua en relación con este espinoso tema es Patricia Arquette, que dedicó su discurso de agradecimiento en la edición de los Oscars del año pasado a la igualdad salarial entre hombres y mujeres en la industria cinematográfica.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir