Medios

Los libros en papel, supervivientes al formato digital

La magia de los libros en papel: algo insuperable por el formato digital

Los libros en papel, según el nuevo informe de PwC, son el único formato físico que sobrevivirá a la era digital por el valor sentimental que se les da.

librosCualquiera de ustedes, al ver una película o una serie de hace más de veinte años, puede darse cuenta de dónde está el mayor factor que la hace envejecer. Y es que ni las gafas noventeras ni las hombreras nos llaman tanto la atención como el hecho de que no había ordenadores domésticos, smartphones, conexión a internet o aplicaciones de redes y mensajería. Todo eso nos hace extrañarnos al ver a alguien leyendo un periódico en papel, escuchando música en un CD o viendo una película en un VHS, pero, sin embargo, no nos extraña tanto ver a alguien leyendo libros en papel.

Hace años, la popularización de los lectores de libros electrónicos y tablas, nos podía hacer pensar que el formato papel tenía las horas contadas y que abrazaríamos únicamente la literatura digital, pero no ha sido así exactamente. Un informe de PwC nos muestra que los libros en papel son el único formato físico que está sobreviviendo e incluso mejorando sus ventas a nivel mundial y el resto van a la baja y se encaminan a ser algo muy secundario.

El informe estima que los videojuegos, las películas y la música en formato físico bajarán sus ventas durante los próximos cuatro años. Por el contrario, las cifras del libro en papel crecerán aproximadamente un 1% anual hasta 2022. Cabe destacar que el videojuego físico, aunque haya caído, resiste algo mejor las ventas que la música y vídeo (películas y series) en formato físico, presentando caídas casi constantes de doble dígito.

La magia de los libros en papel: algo insuperable por el formato digital

Además, el estudio de PwC habla de un crecimiento del libro digital, pero a un ritmo al que le costará mucho dar un sorpasso al formato físico. Asimismo, si lo comparamos con el crecimiento de películas y álbumes en versión digital, es muy inferior. De hecho, la fuerza de lo audiovisual hace que 2018 vaya a ser el año en el que sí habrá un sorpasso, pero en la industria del entretenimiento.

La magia de los libros en papel: algo insuperable por el formato digital

Javier Celaya, consultor, fundador del blog DosDoce y con numerosa experiencia en varios cargos relacionados con la industria editorial, coincide con este informe. Según Celaya, “el papel sigue siendo dominante, aunque está teniendo lugar una migración hacia las pantallas: en España, el sector impreso creció un 0,1% en 2017, mientras que el digital creció un 1,6%”.

La magia de los libros en papel: algo insuperable por el formato digital

Por otro lado, en el caso de España, la unión de la llegada de internet y los dispositivos móviles, la crisis de 2008 y las nuevas formas de consumir contenido, como el streaming, han provocado, según Celaya, una caída del 30% en la industria, que ha pasado de mover más de 3.200 millones de euros al año a mover 2.300 en cuestión de ocho años. Esta caída es muy notable pero menos dura que la que ha sufrido la venta de CD’s (Promusicae indica que los 700 millones de euros que generaba la música en físico en 2001 han ido bajando hasta los 79 millones de euros de 2017) o de DVD y Blu-ray (según la SGAE, en 2013 se vendieron más de 12 millones de copias entre ambos formatos, en 2016 solo 5 millones).

En todo esto, cabe explicar qué es lo que encandila a los compradores de libros de papel. Mike Shatzkin, uno de los analistas de la industria editorial más reputados del mundo, cuenta que, con el vídeo, música o videojuegos, las variaciones son mínimas entre el formato físico o digital, pero que, sin embargo, no ocurre lo mismo con los libros. Shazkin explica porque muchas personas prefieren la experiencia del libro en papel: “El hecho de sentir el tacto de ese libro, de esas páginas; ir pasándolas, hacer anotaciones, poner marcapáginas físicos. Hay quien siente que sus ojos se cansan menos. Otras prefieren no tener intrusiones digitales, que en los dispositivos multifuncionales son ubicuas. Hay muchas razones sensatas para preferir un libro en papel a uno digital. Pero no las hay comparables para preferir escuchar música en un CD que en un formato digital”.

Asimismo, hay muchos más motivos para preferir el consumo de bienes físicos, y aquí se puede destacar el del coleccionismo. Shatzkin cuenta que “Atribuimos un valor sentimental al verlos ordenados en una estantería y a tener un recuerdo tangible de una experiencia o una época de nuestra vida“. Aunque con la comodidad de los servicios de streaming, álbumes y películas o series en formato físico han ido muy a la baja hasta el punto de que hasta la descarga de música digital está desapareciendo en favor de los modelos de Spotify y compañía.

En conclusión, Shatzkin cree que esta prevalencia del libro digital no durará eternamente. “Quizás sigamos así dentro de diez años, pero difícilmente dentro de veinte. Hace falta la suficiente energía editorial para que este cambio se impulse, algo como lo que hizo Amazon en Estados Unidos subvencionando el cambio al entorno digital”.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir