Medios

LA PUBLICIDAD, LO QUE MÁS MOLESTA DE LA TELEVISIÓN EN DIRECTO

Los consumidores están cada vez más desencantados con lo que ven en televisión, aunque siguen siendo fieles a sus programas favoritos. El 83% muestra su descontento con la televisión tradicional, pero el 33% sigue viendo ocho o más programas por semana. Es uno de los resultados del primer estudio global de Accenture sobre consumo de programas de televisión realizado en España, Estados Unidos, Francia, Alemania, Italia, Reino Unido, Brasil y México. Aunque la televisión sigue siendo el principal medio de comunicación en todo el mundo (el 97% afirma verla a lo largo de la semana) los patrones de consumo dependen de diversos factores.

Los consumidores están comenzando a distinguir qué géneros prefieren ver “en directo” y “a la carta”. Cerca de la mitad de los consumidores (46%) prefiere ver acontecimientos deportivos y noticias “en directo”. El 23% prefiere ver comedias de situación o dramas “a la carta”. Lo que menos gusta de la “televisión en directo” son los anuncios publicitarios. Los anuncios publicitarios son con mucho el principal motivo de queja (64%), seguido de no ser capaz de “rebobinar” un programa para ver una parte que ya ha pasado (40%) y no poder ver programas según la disponibilidad del espectador (38%). Menos molestos resultan los contenidos poco atractivos (14%), no poder ver los programas que te gustan cuando estás fuera de casa (8%), interaccionar (7%) o calificar a los programas (7%).

El estudio también señala que en Estados Unidos, por ejemplo, el 46% de las personas entre 18 y 24 años ve contenidos a través de dispositivos de telefonía móvil, aunque existe un interés considerablemente menor entre aquellos que tienen 55 años o más (19%). “El grupo de edad menor de 35 años tiene más tendencia a ver contenidos en dispositivos alternativos, le resulta más familiar la televisión a la carta y no le importa pagar para descargarse contenidos”, según Javier Amézola, socio de Accenture.

Amézola considera además que el estudio sugiere que la televisión se está alejando de sus orígenes: está dejando de ser un medio autónomo y claramente identificable. “La gente está probando nuevas oportunidades de consumo y está dejando a un lado esa programación lineal tradicional”. Además, la encuesta reveló que el 37% de los adultos está dispuesto a pagar por descargar programas de televisión desde un servicio digital. La mitad de ellos prefiere una cuota mensual para poder descargar sin límite y algunos menos prefieren pagar cada vez que se descarguen un programa. El 35% no quiere pagar como compensación por ver publicidad dentro de los programas descargados.

Los resultados reafirman el hecho de que los consumidores de todo el mundo tienen en la actualidad más poder y control que nunca para decidir lo que quieren ver, cuándo verlo y en qué aparato. En el entorno digital actual la definición de qué es la “televisión” y qué propósito tiene es cada vez más borrosa, conforme los nuevos participantes, canales y nuevas capacidades interactivas entran en el mercado.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir