Medios

LA TDT NO TAN CERCA COMO PARECE

Nota de Prensa:

El pasado 30 de diciembre, en el último Consejo de Ministros del año, el Gobierno aprobó, entre otras medidas relacionadas con el sector audiovisual, un Plan de Impulso de la Televisión Digital Terrestre.

Desde entonces, se ha creado una cierta controversia y confusión en el mercado publicitario sobre las repercusiones de dicho Plan, llegándose a interpretar que la oferta publicitaria de TV se verá ampliada a finales de
este año, gracias a 22 programas (cadenas) en TDT accesibles para los ciudadanos en abierto y gratuito.

Además, este Plan adelanta del 2012 al 2010 la fecha límite para el llamado "apagón analógico", es decir, el periodo de transición a la Televisión Digital Terrestre. Ésta es posiblemente la mayor novedad que introduce este Plan. Pretendemos con esta nota, aclarar, desde nuestro conocimiento publicitario del sector audiovisual, las repercusiones de dicho Plan y en qué medida pueden afectar en el corto plazo (2005) al más que complejo escenario de planificación al que nos enfrentamos en los últimos años debido a la más que limitada oferta disponible.

La TDT, aunque con nombre de compuesto químico (DDT, TNT...), es en realidad el acrónimo de
Televisión Digital Terrestre. Estamos hablando de televisiones que emiten mediante ondas hertzianas y cuya diferencia con las que actualmente constituyen la base de la planificación publicitaria es que la señal, en vez de ser analógica, se basa en un código binario, denominado digital.

Las ventajas de la televisión digital sobre la analógica son:

1. Optimizar el espectro radioeléctrico creando nuevos canales de televisión. De forma simplificada, las antiguas frecuencias que permitían la emisión de un canal de televisión se convierten en múltiplex que permiten la emisión de hasta cinco canales (aunque lo idóneo son cuatro).

2. Ventajas técnicas como la mejora de la imagen y sonido en calidad similar al DVD, formato
panorámico y sonido multicanal.

3. Ventajas de contenido tales como disponer de EPG (Guía Electrónica de Programación), versión
original, elección del idioma, subtítulos y servicios interactivos.

Las licencias de TDT Nacional en abierto se concedieron en noviembre del 2000 a Net TV (Vocento) y Veo TV (Recoletos/ El Mundo). Estas televisiones, estaban obligadas a iniciar sus emisiones, como de hecho así hicieron, en junio del 2002. A cada una de ellas se le asignó un cuarto de múltiplex en el canal 66. La otra mitad del canal 66, más los canales 67, 68 y 69, todos ellos en RFU (Red de Frecuencia Única, no permite desconexiones territoriales) se asignaron a la extinta Quiero TV. La reasignación de los tres múltiplex y medio (equivalentes a 14 canales) que fueron devueltos a la Administración por Quiero
TV, constituye posiblemente una de las claves para entender como puede quedar conformado el
panorama televisivo nacional en abierto. De las declaraciones del ministro Montilla, parece desprenderse que esta reasignación se hará entre los actuales operadores.

Adicionalmente, y con el fin de renovar sus licencias analógicas, se obligó a las actuales TV nacionales (TVE 1, La 2, Tele 5, Antena 3 y Canal Plus) a emitir a partir de marzo del 2002, dentro de un múltiplex común en digital, asignándoles para ello a cada una 1/5 de dicho múltiplex. Con la peculiaridad de que al no estar este múltiplex en RFU, estos si pueden tener desconexiones territoriales.

Pero, ¿si Net TV y Veo TV están emitiendo desde junio del 2002, por qué no se utilizan cómo soportes publicitarios? Sencillamente porque no tienen audiencia, ya que apenas tienen cobertura, puesto que prácticamente nadie las puede ver. ¿Por qué?

Para poder ver la televisión digital terrestre, hace falta disponer de un receptor dual (capaz de recibir señales analógicas y digitales) o en su defecto, de un sintonizador, denominado IRD (ya disponible en el mercado) que convierte la señal digital en señal analógica. Además, hace falta un amplificador de señal en el caso de las antenas colectivas (no en hogares unifamiliares con IRD)
En este momento la recepción de estos canales está limitada a los antiguos abonados de Quiero TV quemantengan los decodificadores que en su día les instalaron al suscribirse a la plataforma de pago o los hogares que hayan adquirido un IRD.
Por eso, lo verdaderamente importante del desarrollo de la TDT, no es cuántos canales pueda haber a final de este año, pues de hecho muchos de estos ya existen, sino cuándo se podrán ver esas cadenas, es decir, cuándo y cómo va a comenzar la digitalización hasta alcanzar niveles de cobertura relevantes desde el punto de vista publicitario.

Parece un poco precipitado pensar que en apenas unos meses se va a digitalizar el suficiente número de hogares en España, como para que cualquiera de estas cadenas esté en disposición de tener la suficiente cobertura para que, con los esfuerzos de programación que consideren necesarios, poder aspirar a tener una audiencia de un mínimo valor publicitario.

Y por si no fuera suficiente para generar aun más incertidumbre en el ya de por sí complejo escenario al que nos enfrentamos cada día, surge otra variable más. La posible ampliación de oferta en analógico, bien por apertura de la señal de Canal Plus y/o por privatización de una televisión pública nacional.

Dejando al margen las reticencias que públicamente han manifestado Tele 5 y Antena 3 para que se amplíe la oferta analógica (Encuentro organizado por UTECA.15 años de la TV privada. 1 de diciembre del 2004), no parece probable que ninguna de esas dos acciones, si llegara a producirse, sea inmediata, ya que suponen toda una serie de trámites administrativos (apertura de Canal Plus) y legislativos (privatización de una televisión publica nacional) que requieren su tiempo.

Sin duda se está gestando todo un nuevo entorno audiovisual que afectará decisivamente al mercado
publicitario en todos y cada uno de los elementos que actualmente utilizamos para planificar, negociar y comprar una campaña, pero, visto lo visto, no parece que esto pueda producirse a corto plazo, es decir, en 2005. Resignación de los múltiplex de Quiero TV (Real Decreto o Concurso), puesta en marcha del Plan Técnico de Digitalización, inicio de las emisiones, etc. Hay muchos temas aún pendientes como para pensar que a finales de este año vamos a disponer de más oferta publicitaria en TV.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir