líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

La TDT se convierte en un mercado de televisión insostenible

Como informa Juan Varela en un artículo para El País, tras el fin de CNN+ y la crisis de Veo 7 que ha decidido suspender sus informativos para ocupar el canal con el mínimo coste, está claro que «el sueño de la TDT ha acabado«. No serán las últimas víctimas de un mercado de televisión insostenible. La abundancia de cadenas en la TDT, con más de un millar de licencias en todo el territorio y una treintena en abierto por demarcación, no tiene quien la financie.

La audiencia mantiene su concentración habitual. Siendo TVE y las cadenas tradicionales privadas como Telecinco las que reciben todo el protagonismo. Junto a ellas, las autonómicas hasta que no se decida su privatización o el fin de su publicidad, como en RTVE.

La televisión de Unidad Editorial cerró 2010 con unos ingresos publicitarios de 23,6 millones de euros. Intereconomía, con 15 millones. En el primer trimestre de este año, Veo 7 facturó seis millones de euros; Intereconomía, dos millones, y todas las cadenas del múltiplex de Vocento (Intereconomía, Disney, La 10 y MTV) sumaron 11,6 millones según datos de la compañía y menos de la mitad según Infoadex.

Telecinco acaparó 259,3 millones de los 519,2 millones de publicidad de las cadenas nacionales en abierto. Antena 3 llegó a 178,1 millones y La Sexta consiguió 69,2. Las autonómicas no superaron los 56,5 millones con una caída de casi el 20% respecto a 2010 mientras las nacionales en abierto crecieron un 3,6%. Y más las temáticas, pero no lo suficiente.

Además, favorece a la crisis de los nuevos canales un «mercado saturado, publicidad demasiado cara y una audiencia muy ideologizada a veces poco atractiva para los anunciantes«. De acuerdo con las palabras de Varela: “La televisión es cara y la mayor parte del público busca programas de calidad: fútbol, series y cine, además de dejarse absorber por la telerrealidad. Con tanto donde elegir, o se selecciona o se vive en la ansiedad del zapping. La convergencia con la web y la creciente oferta de vídeo bajo demanda y en streaming comienza también a restar público a la televisión convencional”.

Según su artículo de El País, el problema es que los políticos españoles decidieron “contentar a todos” en vez de apostar por “la calidad con más alta definición, mayor interactividad y televisión híbrida, como en Francia o Alemania”, además de “por un reparto de frecuencias basado en proyectos sostenibles económicamente”. El futuro audiovisual está en la convergencia con internet y la televisión híbrida. Un nuevo ecosistema donde “son claves la marca, el contenido de calidad y el desarrollo de una televisión inteligente: interactiva, bajo demanda, y compartida entre los usuarios en las redes sociales”.

 

Google gana a Facebook por goleada en la toma de decisiones de compraAnteriorSigueinteDenstu y WPP compran nuevas agencias digitales en Reino Unido y Brasil

Noticias recomendadas