Medios

La televisión del futuro será social y estará en todas partes

En un futuro no tan lejano es posible que todos, de camino a casa del trabajo, podamos ver una película en nuestro smartphone, sugerida por la propia aplicación en función de nuestros gustos y los de nuestros amigos. Al llegar, podremos pausarla y seguir viéndola tranquilamente en el sofá de nuestra casa justo donde la dejamos.

Si esto podrá llegar a ocurrir o no todavía está por ver, pero al menos es el futuro que vaticinan los expertos que acudieron al IBC en Amsterdam, la cita anual para la industria de la televisión.

Y es que la televisión del futuro tiene mucho que ver con la adopción y la integración de las redes sociales. Según Joanna Shields, de Facebook, los 750 millones de usuarios de la red social comparten más del doble de lo que lo hacían el año pasado, por lo que la integración de los social media y la televisión y el aprovechamiento de los datos para animar a los espectadores a consumir estos contenidos parece más que obvia. “Facebook representa la mayor oportunidad a la que se ha enfrentado la televisión nunca. El potencial de llegar a una audiencia global que está esperando a descubrir, compartir y amplificar tus historias”, aseguró. “La televisión social representa un periodo de renacimiento para que la industria televisiva defina nuevas formas de interacción con las audiencias y cuente grandes historias”, añadió Shields.

Ya existen algunas iniciativas que están empezando a desarrollar esta integración. El software Nitro de SeaChange permite a los operadores y canales de televisión crear una interfaz multipantalla para sus contenidos, mientras que la aplicación Affinity añade la integración social. De esta forma se pueden ofrecer recomendaciones a los usuarios, u ofrecer contenidos basándose en las recomendaciones de los amigos en los social media.

Zeebox, otra iniciativa de Anthony Rose, pretende ser una aplicación que aporte una experiencia más social a al televisión. Utilizando una tableta o un portátil, podrás ver qué están viendo tus amigos, y consumir esos contenidos con ellos. Aunque Rose recuerda que la audiencia está dividida entre los jóvenes, que no pueden vivir sin ese componente social, y los mayores, a los que lo social no les importa tanto. “Cualquier proposición que sea puramente social tendrá a una audiencia demográfica pero perderá a la antigua, y por esa razón hemos intentado combinar una serie de cosas que no son únicamente sociales, de hecho puedes elegir no registrarte con Facebook”.

El objetivo no es ofrecer a los usuarios un catálogo en el que elegir lo que quieren ver, sino guiar a los consumidores hacia lo que quieren ver y, en este sentido, los social media tienen un papel importante, señaló Rose.

Por otro lado, Christophen Schouten, de Irdeto, recordó que la experiencia de los usuarios es clave a la hora de mantener a los consumidores ligados a un servicio. “Si no le das a la gente lo que quiere simplemente se van más rápidamente de lo que se ha hecho nunca, ya que tienen más alternativas”.

Pero Schouten afirmó que es esencial encontrar el equilibrio entre el consumo individual y el social. “Creo que más y más medios definirán nuestra personalidad, igual que las marcas que elegimos para la ropa o las joyas. Las elecciones mediáticas que hagamos serán más visibles hacia el mundo exterior y eso dirá mucho sobre quiénes somos”.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir