Medios

33 millones de personas abandonarán la televisión por cable en 2018

La televisión por cable confirma su debacle frente al ascenso del streaming

La televisión por cable perderá casi un 33% más de suscriptores este año con respecto a 2017, un descenso que contrasta con el crecimiento del streaming.

televisión por cablePlataformas de contenido en streaming, como Netflix, HBO, Hulu o Amazon Prime Video, han puesto patas arriba el panorama del entretenimiento. Pero, por supuesto, cuando hay vencedores también hay vencidos. Y, en este caso, tiene nombre propio: la televisión por cable.

Según eMarketer, alrededor de 33 millones de personas abandonarán (quizás para siempre) su suscripción a canales de televisión por cable en Estados Unidos este año. Es decir, casi un tercio más que en el pasado año (un 32,8% más, concretamente).

Habrá que esperar hasta el último día del 2018 para confirmar este aciago pronóstico. Pero, de hacerlo, supondría el año más negativo para las compañías del cable, según ElMundo.es. Además, confirmaría la debacle en la que se encuentra inmerso el sector durante los últimos años. En 2016, 22 millones de suscriptores les abandonaron, siendo ya 24,9 millones en 2017.

Según un estudio llevado a cabo por Deloitte, el 70% de los suscriptores considera que paga demasiado por lo poco que recibe. Otro dato poco esperanzador es que el 56% afirma mantener este servicio tan solo porque al contratar también internet se le ofrece un descuento.

Precisamente el precio parece ser uno de los factores principales de esta caída en picado. El modelo convencional de suscripción a televisión de pago tiene un coste que ronda los 100 dólares al mes. Un gasto que asumen alrededor de 186,7 millones de hogares estadounidenses.

En contrapartida, los servicios de streaming parecen confirmar su exponencial tendencia alcista. Alrededor de 147 millones de personas ya ven contenido en Netflix por lo menos una vez al mes. En Amazon hacen lo mismo 88 millones de personas, mientras que Hulu cuenta con 55 millones de espectadores y HBO Now, con 17 millones.

Pero estas grandes compañías no son las únicas beneficiadas (o causantes de la debacle del cable, según se mire). Otros nombres propios, con precios asequibles y menos canales, son Sling TV, Direct TV Now o YouTube TV.

La pregunta ahora es: ¿qué pueden hacer los gigantes del cable para (por lo menos) frenar su descenso a los infiernos? Parece difícil encontrar una solución a corto plazo.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir