Medios

LA TELEVISIÓN POR MÓVIL NO ACABA DE ARRANCAR

El consumo de contenidos audiovisuales a través del teléfono móvil es todavía un mercado "inmaduro y embrionario" a pesar de los esfuerzos comerciales y promocionales de las operadoras. Sin embargo, el consumo de televisión y vídeos por internet parece más fuerte entre la población española, que confía más en la conexión a internet a través de sus ordenadores que en los servicios (casi desconocidos) a los que puede acceder a través de su teléfono.

Son las principales conclusiones del estudio Televidente 2.0, elaborado por The cocktail analisys a través de una encuesta entre más de 3.000 personas entre 18 y 55 años de edad, y que analiza la evolución del consumo de televisión por internet y telefonía móvil en España. Cuenta, además, con el patrocinio de Telefónica y Antena 3, entre otros.

Según explicó en rueda de prensa el socio director de The cocktail analisys, Felipe Romero, el consumo de televisión por teléfono móvil es poco maduro y tiene una gran dependencia del marco regulatorio. Indicó que el 64% de las personas que tienen teléfono móvil accede a contenidos que ha grabado con su cámara y el 56% se ha bajado archivos usando los rayos infrarrojos o el bluetooth. Sin embargo, sólo el 14% accedió a estos contenidos conectándose a los servicios que ofrecen las operadoras.

Este estudio también pone de manifiesto el desconocimiento de los usuarios de la oferta de sus operadoras en materia de contenidos televisivos. Así, sólo el 4% la conoce "mucho", y un 22% "algo", mientras que el 62% sabe "poco o nada" de ello. De hecho, sólo el 18% de las personas que tienen tecnología 3G en sus móviles vio la televisión en ellos durante 2007, frente al 29% registrado en 2006. De los que lo hicieron el pasado año, el 28% lo hizo una sola vez, y sólo el 7% lo hizo de forma diaria.

Un servicio caro y poco interesante
La sensación de que es un servicio caro, el desinterés y la preferencia de ver la televisión de una forma más tradicional son los principales motivos para no usar estos servicios que alegaron los consultados. Por el contrario, entre los que se animaron a experimentar con su teléfono y ver la televisión en ellos, lo hicieron, en un 29% de los casos, porque era parte de una promoción, el 21% por curiosidad, el 15% por probar y el 5% por la publicidad.

De hecho, la publicidad por este canal no parece ser considerada como algo demasiado intrusivo, al menos a juzgar por los resultados. El 30% de los encuestados estaría "muy de acuerdo" en recibir publicidad, y el 35% estaría "algo de acuerdo". Sólo el 12% se mostró completamente contrario a ello.

Aunque el estudio indica que al 46% de los consultados le gustaría ver la televisión en cualquier lugar, el 60% no pagaría por hacerlo en el móvil. De hecho, el 54% cree que actualmente no hay contenidos interesantes para ello, algo que, según Romero "debería hacernos reflexionar".

Los contenidos que más interesan al usuario de teléfono, apuntó, son las noticias (5,6%), la música (5%) y la información metereológica (4,9%). Lo que menos, los contenidos para adultos y los creados por otros usuarios (3,2%) y los late shows.

Otro capítulo del informe desvela que el 6,2% de los usuarios estaría interesado en configurarse la parrilla de la programación para ver los programas cuando quisiese, mientras que el 5,5% preferiría ver a través de su móvil la televisión en el mismo momento en que se emite. El 4,4% estaría interesado en ver los mejores momentos de los programas, lo que coincide con lo que actualmente se oferta.

La televisión, mejor en internet
El consumo de televisión por internet parece gozar de mejor salud que a través de los móviles. El estudio indica que el 78% de los encuestados consume contenidos descargados de forma semanal, y un 22% dedica a ello cinco o más horas semanales. El ordenador, con el 60%, es el dispositivo más empleado para ver los contenidos, frente a al 39% de la televisión y al 1% de otros dispositivos como el móvil o las videoconsolas. Los usuarios más jóvenes, entre 18 y 24 años, también prefieren hacerlo desde su ordenador (82%), indicó Víctor Gil, otro de los socios directores de The Cocktail análysis.

Además, apuntó que el 18% reconoció haber subido vídeos a webs como YouTube, un porcentaje que sube hasta el 30% en el caso de los consultados entre 18 y 24 años. También hay dinamismo en el envío y recibo de links a contenidos audiovisuales: el 10% envía a sus amigos enlaces semanalmente, y el 23% asegura recibirlos en ese margen temporal.

YouTube aparece como una importante referencia de los internautas. El 8% de la población lo consulta diariamente, el 27% de forma semanal y el 29% mensualmente. Porcentajes, desde luego, más elevados que los logrados por los sites de Antena3, Telecinco o Cuatro. Según el documento, un 5% de los usuarios los visita a diario, el 19% semanalmente y el 28% de forma mensual.

Sobre la disposición a pagar por el visionado y las descargas, los resultados del estudio parecen más halagüeños para internet que para los móviles. El 38% estaría dispuesto a pagar para visualizar partidos de fútbol que no se emitan en abierto y el 59% lo haría para ver películas que se estrenan en los cines, un dato "interesante" según Gil.
Para ello, pagarían 2,7 euros para ver el fútbol y 2,9 euros para visualizar las películas, aunque, si se pudieran descargar, elevarían el precio hasta los 3,2 euros en este último caso.

Disfrutar de contenidos audiovisuales, obviamente, quita tiempo de otras actividades. El 51% de los que se han apuntado a esta tendencia ha dejado de ver la televisión mientras veía contenidos por internet. El 44% dejó de navegar por la red y el 32% renunció a estar con su familia o amigos.

Si desea acceder al estudio completo, pulse aquí

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir