Medios

Ésta es la historia de la convergencia de Youtube

Las diferentes fases por las que ha pasado la televisión hasta llegar a Youtube

Las diferentes fases por las que ha pasado la televisión hasta llegar a Youtube

Uno de los aspectos que tenemos que tener en cuenta a la hora de valorar el paso que actualmente se está creando desde la televisión como método de entretenimiento a internet, es la propia convergencia que se está produciendo. Como pasó a mediados de los 60 con la radio y la televisión, como refleja Henry Jenkins en su libro “Convergence Culture”, a día de hoy se están obteniendo una serie de factores que a continuación se analizarán:

El primero de ellos, es el hecho físico de pasar del formato televisión a internet. En la convergencia de la radio a la televisión, en este aspecto no supuso un gran cambio dado que las televisiones se ubicaron donde estaban las radios. Pero en esta ‘nueva’ transformación, podemos observar que la sociedad se tiene que adaptar para poder ver sus programas favoritos por internet, bien sea mediante un proyector y un ordenador portátil o simplemente conectando el ordenador de mesa con la pantalla de televisión. Este hecho podría pasarse por alto, dado que en los años 60 también había que incorporar un nuevo aparato al hogar, pero lo que no deja de ser significativo es que a pesar de las dificultades que pueda haber, la sociedad lo está haciendo, y este es el punto de partida de la convergencia: el hecho de que las personas apuesten por el cambio.

El segundo aspecto que merece prestar atención es el concepto de parrilla de programación. La parrilla de programación se define como la disposición en el tiempo de los programas de un canal de televisión o una emisora de radio. Indica la hora de comienzo y fin de cada programa a lo largo del día. Como bien señala está definición, en el cambio anterior no se dio un cambio tan grande en este aspecto porque la parrilla venía de la radio y se implantó en la televisión. A pesar de lo que mucha gente puede pensar, la parrilla es el elemento estrella para cualquier empresa que se quiera publicitar ante su público objetivo.

Todas las empresas, mediante estudios de mercados, saben más o menos qué tipo de gustos tienen sus consumidores. No es extraño ver como se realizan encuestas sobre distintos productos y, en esas encuestas, introducen variables televisivas para saber que ven sus potenciales o los actuales clientes. ¿Es casual? Pocas cosas en esta vida son casuales, y menos si hay mucho dinero por medio. Por ello, no es casualidad que veamos por las mañanas más productos de cuidado de las mujeres, dado que en esa franja horaria las mujeres son las grandes consumidoras de televisión o en los descansos de los partidos anuncios directamente relacionados con el hombre. Las empresas lo tenían muy controlado. Hasta que llegó internet.

Y, con la llegada de internet, llego la tan temida ruptura de la parrilla de programación. Ante este nuevo paradigma, actualmente tenemos dos maneras de publicitarnos en la red.

La primera manera la podemos denominar como la publicidad YouTube. Este tipo de publicidad es muy simple, antes de cada contenido audiovisual que el telespectador quiera consumir, introducen un anuncio, de manera que el telespectador recibe tantos anuncios como contenido ve. La mayor ventaja de este sistema es que los consumidores reciben muchos anuncios, pero, por contrario, no sabemos si la persona que está al otro lado de la pantalla está dentro de nuestros públicos objetivos.

La segunda manera la podemos denominar como la publicidad “Continuista”, es decir y uniéndolo con el siguiente punto a tratar, una de las maneras de ver contenidos en internet, es con la televisión digital, que sigue estando regida por una parrilla. En este sentido, el único cambio es el aparato en sí mismo, dado que se pasa de la televisión al ordenador, sin ningún cambio en la programación.

Como se ha anticipado en el párrafo anterior, a continuación se va a tratar el modo en los que los consumidores pueden consumir televisión en la red.

El primero de todos es la televisión digital, que no es otra cosa, que mantener la parrilla de la televisión convencional pero en el ordenador.

La diferencia aparte del propio medio de comunicación, es que aleatoriamente se introducen anuncios en mitad de la emisión propios de internet, fuera aparte de los que en la televisión pueda ofrecer. Por ejemplo, antes de ver el telediario ponen una serie de anuncios y, si el consumidor está viendo el telediario por internet, puede que en el medio del informativo, le irrumpan un par de anuncios que en televisión no se ven porque (los anunciantes) no habrán pagado el aparecer también en el formato online.

El segundo modo es la denominada ‘Televisión a la carta’. Este es un salto intermedio entre la televisión de siempre y la televisión del futuro, como la denominan ciertos expertos y que posiblemente suceda de aquí a pocos años. La ‘Televisión a la carta’ es entrar en las páginas webs de las cadenas de televisión y seleccionar lo que quieres ver en cada momento. También, puedes crear tu propio dominio web e intentar enlazarlo a las distintas cadenas y conseguir dinero con el tráfico a internet generado y ayudar en la visibilidad de la página enlazada. Si se utiliza este método solo se consumirán los anuncios propiamente de internet, porque los anuncios propios de la televisión desaparecen.

Y, por último, aparece el modo YouTube, es decir, consumir videos de cualquier variedad desde una plataforma en la red. El sistema de anuncios, previamente explicado, trataría de introducir anuncios audiovisuales o un banner en cada anuncio, en función del número de visualizaciones que tenga el video.

Nota de prensa

Te recomendamos
En otras webs

FOA2018

A3Media

Rakuten

Telepizza

Compartir