Medios

Las Smart TVs, el codiciado objeto deseo de los hackers: cuando la "caja tonta" es más lista que el hambre

hackersHablar por Skype, escribir emails, conectarnos a Facebook… Todas estas actividades y muchas más son posibles a través de las omnipresentes Smart TVs. Sin embargo, los televisores inteligentes no son tan listos como su propio nombre sugiere y son en realidad una presa muy fácil para los hackers.

Con un pequeño trucos al alcance incluso de los noveles en esto de la piratería informática, los hackers pueden tener completo acceso a nuestras Smart TVs y de paso también husmear en nuestro salón.

La triquiñuela es simple, pero sumamente efectiva. Los hackers difunden a través de la red un vídeo infectado con un virus. Los ingenuos usuarios se lo descargan en su televisor inteligente y un poderoso troyano se apodera de su Smart TV. Llegados a este punto, los hackers tienen control absoluto sobre el dispositivo y pueden incluso espiar a través de la cámara y el micrófono integrados en la Smart TV lo que sucede en la habitación que ésta ocupa en la casa del usuario.

Si el material obtenido por los hackers es particularmente explosivo, pueden llegar a utilizarlo como forma de extorsión o incluso venderlo a terceros, asegura Benjamin Michéle, experto en seguridad informática, en declaraciones a la cadena de televisión alemana RTL.

Puesto que la mayor parte de las Smart TVs no vienen equipadas ni con antivirus ni con cortafuegos, son un objetivo muy fácil para los hackers. El nivel de seguridad de los televisores inteligentes es el mismo que el que tenía los ordenadores hace ya varios años y está a día de hoy completamente obsoleto.

Es cierto que las Smart TVs más modernas son cada vez más seguras, pero apenas hay actualizaciones de seguridad para televisores inteligentes de dos o más años de antigüedad, recalca el experto en informática Matthias Schlenker.

Para evitar posibles ataques por parte los hackers, los expertos recomiendan a los usuarios de Smart TVs que automaticen las actualizaciones del dispositivo como ya se hace en la actualidad con los ordenadores y los smartphones. Eso sí, si el dispositivo tiene más de dos años de edad, la opción más segura es cubrir el objetivo de la cámara de la Smart TV y desconectar el micrófono. Sencillo pero efectivo.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir