líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

LOS 12 CONCURSANTES DE GRAN HERMANO, EXTROVERTIDOS Y AVENTUREROS

Nota de prensa:

· De entre los 100.000 candidatos que se presentaron a la primera de las pruebas, 6 hombres y 6 mujeres emocionalmente estables, con capacidad de interactuar en grupo y motivados por la búsqueda de nuevas experiencias serán quienes concursen en la nueva edición de “Gran Hermano”
· Los concursantes “tipo” de “Gran Hermano” poseen una elevada capacidad de resistencia, buenas dotes de resolución de problemas, una escasa vulnerabilidad y gozan de un cociente intelectual superior a la media
· Telecinco y Zeppelin TV han llevado a cabo un innovador proceso de selección aunando los criterios psicológicos con los televisivos para encontrar a los concursantes más idóneos
· Para seleccionar a los finalistas el equipo de psicólogos ha realizado diversos tipos de pruebas: de personalidad, de inteligencia, de cámara, de rasgos clínicos, de resistencia personal y una entrevista en profundidad, entre otras
· Tanto los 12 concursantes que entren a la casa como los 14 “reservas” dispondrán de tratamiento psicológico antes, durante y después de “Gran Hermano”
· Una jornada de acompañamiento con un psicólogo previa al inicio del concurso valorará nuevamente en los candidatos posibles estados de depresión, ansiedad o vulnerabilidad
· Una vez finalice “Gran Hermano”, el equipo de psicólogos realizará sobre los concursantes y sus familiares una evaluación de impacto de la experiencia ideando un programa de apoyo

No importa el color de los ojos, del cabello, la estatura o el peso. El equipo de selección de los participantes de la nueva edición de “Gran Hermano” ha finalizado, después de tres meses de castings, arrojando como motivación principal a la hora de acudir a las pruebas la búsqueda de nuevas experiencias por parte de los candidatos.

De entre las más de 100.000 personas que se presentaron a la primera de las pruebas, 6 hombres y 6 mujeres serán quienes entren en la casa mientras que 14 candidatos quedarán a la espera de poder concursar: se trata de personas con una buena estabilidad emocional, con capacidad para interactuar en grupo y cuyas motivaciones y expectativas tienen como base la búsqueda de nuevas experiencias y sensaciones por encima de la fama o el premio final.

En rueda de prensa ofrecida hoy, Álvaro Augustin, subdirector general de Antena de Telecinco, ha declarado que “en esta nueva edición de “Gran Hermano” una de las novedades radica en concursarán doce personas en lugar de diez debido a la ampliación del tiempo de permanencia en la casa, que pasan a ser 100 días en lugar de 90. Además, para esta edición se ha llevado a cabo un proceso de selección de concursantes totalmente innovador que aúna el casting televisivo con el psicológico para hallar a personas extrovertidas cuya motivación final no sea únicamente la fama”.

Cómo serán los concursantes “tipo” de “Gran Hermano”:
Enrique García Huete, psicólogo coordinador del equipo de selección, ha afirmado que “la raza, religión, ideología política, profesión o inclinación sexual no son, en ningún momento, razones de inclusión o exclusión de candidatos”.

García Huete ha declarado, además, que “los finalistas tienen un cociente intelectual, entendido como la capacidad del individuo de adaptarse a situaciones nuevas, diez puntos por encima de la media nacional y se trata, además, de personas con un elevado índice de búsqueda de riesgo”.

· Personalidad: tiende a la extroversión, es emocionalmente independiente y bastante estable, positivo, optimista y abierto de miras.
· Inteligencia: su cociente intelectual tiende a ser superior a la media.
· Rasgos clínicos: los seleccionados son altamente resistentes a la depresión, emocionalmente duros y buscadores de riesgos y sensaciones nuevas.

Un casting innovador pionero en España que aúna psicología con televisión
Por primera vez en la televisión de nuestro país, Telecinco y Zeppelin TV han llevado a cabo un innovador sistema de selección de candidatos para la la segunda edición de “Gran Hermano” de entre el total de 100.000 personas presentadas a la primera de las fases.

Coordinado por Manuel de Juan Espinosa y Enrique García Huete, el casting de esta nueva edición de “Gran Hermano” es pionero en los procesos de selección de participantes en programas de televisión en cuanto que, por un lado, se han aunado los criterios psicológicos con los televisivos para encontrar a los concursantes más idóneos y, por otro, porque el tratamiento psicológico de los mismos está presente antes, durante y después de “Gran Hermano”.

Asimismo, el equipo seleccionador –consciente de que la clave del buen funcionamiento del programa radica en los concursantes- no sólo ha buscado a personas extrovertidas o emocionalmente estables, sino que a la hora de elegirlos se ha tenido siempre en cuenta la necesidad de encontrar personalidades complementarias y variadas con el fin de configurar un grupo de concursantes dinámico.

“Que existan personalidades variadas es fundamental para la aceptación del formato ya que, según los datos de seguimiento que arroja la anterior edición de “Gran Hermano”, el éxito se debió en parte a que el programa lo veía toda la familia junta”, ha señalado García Huete.

Además, ha añadido que “Por un lado, los niños de entre 10 y 14 años lo veían porque se imaginaban en un futuro dentro de la casa; de 14 a 22 años lo seguían por la identificación que les unía con alguno de los concursantes; de 25 a 38 años comprendía un sector de la audiencia motivada por la idea de competición; las personas de 45 a 55 años seguía “Gran Hermano” porque percibían en los concursantes un fiel reflejo de sus hijos y, finalmente, es significativo el hecho de que las personas mayores solas o con minusvalías físicas se “engancharon” al programa porque se sentían acompañados por la “familia de Gran Hermano””.

La prueba de personalidad: preferencias y tendencias de los candidatos
Para llegar hasta los finalistas, el equipo de selección ha realizado pruebas de personalidad, de vulnerabilidad psicopatológica y de inteligencia para detectar personas vulnerables o con tendencias patológicas con el objetivo de evitar posibles repercusiones negativas por su participación en el concurso.

Así, en el proceso de selección se han llevado a cabo tres tipos de pruebas. En primer lugar una relativa a la personalidad, hábitos y preferencias y tendencias de los interesados. En esta prueba se buscaban perfiles estables de comportamiento y en ella se han medido los rasgos medios de extroversión, estabilidad, dureza, minuciosidad y flexibilidad mental.

Una evaluación de los rasgos clínicos, un test de inteligencia y una prueba de cámara constituyeron la segunda de las pruebas
Por otro lado, y en segundo lugar, el equipo seleccionador de “Gran Hermano” puso en marcha la segunda de las pruebas con el fin de analizar los rasgos clínicos de los candidatos, su nivel de inteligencia y una prueba de cámara para lo que ha sido necesario un gran esfuerzo de coordinación de criterios por parte de los psicólogos y los responsables de televisión.

En el cociente intelectual se ha tratado sobre todo la capacidad para detectar, plantear y resolver problemas por parte de los candidatos, así como su capacidad de planificación y aprendizaje. Mientras, en cuanto a los rasgos clínicos, se ha medido la tendencia a la depresión y la propensión a la psicosis y neurosis.

La tercera prueba: momento personal y resistencia personal de cada candidato a través de una entrevista personal
Finalmente, en la tercera de las pruebas se ha tenido en cuenta el momento personal de cada persona, la estrategia personal de afrontar determinadas circunstancias y la resistencia a la tensión que puede provocar el concurso.

Tras la primera evaluación que ha situado al candidato dentro de los parámetros aceptables, se ha llevado a cabo una entrevista personal en profundidad para refutar los datos obtenidos de las pruebas, junto con la información recabada por el equipo de redacción.

Asesoramiento psicológico antes, durante y después de “Gran Hermano”
Una de las novedades de la segunda edición de “Gran Hermano” radica en la importancia otorgada al apoyo psicológico al que se ha sometido y se someterá a los concursantes.

El equipo coordinado por Enrique García Huete y Manuel de Juan Espinosa, conscientes de la dureza del concurso -los participantes deben permanecer aislados del mundo exterior durante tres meses vigilados en todo momento por cámaras y micrófonos- ha estructurado una jornada de acompañamiento individual para un conocimiento más profundo de los últimos candidatos.

Según ha declarado Rodrigo Martínez de Ubago Campos, psicólogo del equipo, “lo que se pretende en esta jornada de acompañamiento en la vida cotidiana del candidato es favorecer una reflexión por parte del interesado en la que se plantee los problemas que le pueden surgir durante su estancia en la casa y, una vez planteados, pueda afrontarlos antes del inicio del concurso”.

El objetivo último de este sistema de apoyo psicológico es proteger emocionalmente a los participantes, conseguir que la experiencia sea un evento positivo en sus vidas y apoyarles en los cambios personales que pueda originar su paso por el programa.

De este modo, en la jornada de acompañamiento previa a la entrada a la casa, se ha vuelto a valorar en los candidatos posibles estados de depresión, ansiedad y vulnerabilidad, así como un cuestionario de Inteligencia Emocional, que permite detectar en la persona sus puntos más o menos fuertes en relación con la permanencia en una casa. Durante esta jornada se ha tratado de crear un clima de confianza y alianza para su seguimiento posterior.

Durante el concurso, por su parte, los participantes pueden solicitar entrevistas con el psicólogo en el confesionario, así como con los redactores, para evaluar su estado durante su estancia en la casa. De igual forma, el equipo de psicólogos observarán las reacciones y evoluciones de cada participante.

Ana Romero-Valdespino Vallaure, psicóloga encargada de coordinar el seguimiento de los concursantes durante y después de “Gran Hermano” ha afirmado que “una vez en la casa, cada participante tendrá asignado un psicólogo que le hará un seguimiento a través del confesionario. En las conversaciones lo que se pretenderá es apoyar en todo momento al concursante en las decisiones que tome dentro de la casa y estará totalmente prohibido dar información del exterior”.

Por otra parte, a la salida del programa, se realizará una evaluación de impacto de la experiencia, y si fuera necesario, el apoyo pertinente ante los efectos que se hayan podido producir. Paralelamente, en el caso de que las circunstancias lo requieran, el equipo de psicólogos ha ideado un programa de apoyo para familiares y allegados.

El equipo de psicólogos

ENRIQUE GARCÍA HUETE. Es el coordinador del equipo de selección junto con Manuel de Juan Espinosa. Psicólogo clínico y profesor asociado de Psicopatología de la UCM, además de asesor de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Fundación Panamericana del SIDA.

MANUEL DE JUAN ESPINOSA es Doctor en Psicología, profesor titular de Personalidad, Evaluación y Tratamiento de la UAM, profesor de Inteligencia Humana e Inteligencia Artificial y profesor de Psicología criminóloga.

RODRIGO MARTÍNEZ DE UBAGO CAMPOS, Psicólogo Clínico y Presidente de la Asociación Proyecto Hogar. Psicólogo de Proyecto Hombre. Coordinador del área de Psicología y Psicólogo clínico del Centro Médico y Psicológico Xana. Psicólogo habitual de “La Noche” COPE.

ANA ROMERO-VALDESPINO VALLAURE Psicologa Clínico y diplomada en Magisterio, especialidad Educación Especial. Master en Psicología Clínica Conductual.

“Gran Hermano” se emitirá las 24 horas del día ininterrumpidamente en Vía Digital y en Quiero. Ambas plataformas incluirán, además, novedosos servicios interactivos para los espectadores.

 

BANNERS QUE NO SALTAN DE PÁGINAAnteriorSigueinteMARK LINE OGILVY EMPIEZA A TRABAJAR PARA VIVA TOURS

Noticias recomendadas