líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Los anunciantes vuelven a caer en los brazos de la televisión

La televisión podría estar recuperando posiciones. Las cinco principales cadenas de Estados Unidos han anunciado compromisos publicitarios entre 8.800 millones y 9.300 millones de dólares para este año. El año pasado, la cifra se situaba entre los 8.100 y los 8.700. Unas cifras que apuntan a que los anunciantes mantienen la tendencia de volver al medio que más público concentra, después de la caída provocada por la crisis económica.

Las cadenas de televisión ya han vendido su inventario publicitario para la próxima temporada pero, a pesar del entusiasmo inicial que provocan estas cifras, hay que recordar que todavía no han alcanzado los 9.500 millones de récord de 2004, publica AdAge.

Las industrias que más fuertemente están apostando por la televisión son los fabricantes de coches, tiendas, estudios cinematográficos y restaurantes. Los servicios financieros también están apostando más que en temporadas anteriores, mientras que otras categorías como las farmacéuticas o las grandes compañías de productos de consumo no han aumentado sus presupuestos, aunque sí parecen estar en mejor forma que en campañas anteriores.

Los anunciantes están siendo rápidos para asegurarse espacios en las grandes emisiones televisivas. Las ventas de la NBC para grandes eventos deportivos como los Juegos Olímpicos de 2012 serán muy fuertes, y los datos indican que la cadena ya habría vendido entre el 65% y el 75% de los anuncios de la Super Bowl. Por otro lado, “X Factor” en Fox ha conseguido que News Corp. cerrara negociaciones antes que las cadenas rivales y lograra que Chevrolet fuera patrocinador principal del programa.

Pero las cifras ofrecidas por las cadenas hasta ahora son sólo compromisos, no pagos reales. Y los datos de volúmenes publicitarios pueden cambiar de forma radical todavía si se producen alteraciones en la programación o los anunciantes quieren recuperar una porción de la inversión que dedicaron a la publicidad en televisión. Son pocas las veces que las previsiones se corresponden con el gasto real al final del curso, y se utilizan generalmente como barómetro para conocer el interés de los anunciantes.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que los precios publicitarios se pagan por número de espectadores, pero es cada vez más difícil conseguir esas cifras. Una situación que está, en parte, provocada por la proliferación de dispositivos que permiten consumir contenidos en streaming, y que hace que los anuncios no lleguen a tantos espectadores como solía en temporadas pasadas. Y por ello la competición por captar la atención de los consumidores es cada vez mayor.

Según Nielsen, cada vez es más difícil reunir a las nuevas generaciones delante de un televisor. Si un espectador estadounidense, de media, vio 34 horas y 39 minutos de televisión semanales en el último trimestre de 2010, los adolescentes entre 12 y 17 años sólo vieron 23 horas y 41 minutos, el grupo que menos consumió televisión. Pero los más jóvenes son también los que más utilizan vídeos móviles y mensajes de texto.

Ahora, sólo queda ver si los anunciantes seguirán apostando por la televisión mientras que el público más atractivo tiene nuevos hábitos que no concuerdan demasiado con sentarse delante del televisor.

 

Geobuzón, el buzoneo inteligente de MediapostAnteriorSigueinteCómo utilizan las pymes las tecnologías móviles

Noticias recomendadas