Medios

Los días de ver la televisión en familia han acabado pero los "marketeros" aún pueden reconciliarnos

televisiónHistóricamente, el consumo colectivo de medios siempre se ha identificado con la típica escena de la familia reunida para ver en la televisión su programa, serie o película favorita. Pero lo cierto es que atrás quedaron esos días. En la actualidad, cada vez son menos las familias que se reúnen ante el televisor y las que lo hacen es en contadas ocasiones ante emisiones de gran relevancia social. Lo normal, por triste que pueda parecerle a muchos, es que ahora cada miembro de la familia suele ver sus contenidos televisivos a través de diferentes dispositivos portátiles y en habitaciones separadas.

Los consumidores de hoy en día, sin importar la edad que tengan, cuentan con un acceso al mundo del entretenimiento prácticamente ilimitado. Contenidos que pueden ser personalizados en función de los gustos de cada uno de los targets lo que hace que sea una oferta difícil de resistir.

Tal y cómo apuntan desde The Drum, algunas revistas especializadas en arquitectura han comenzado a presentar nuevos diseños de hogares reestructurados en función de los cambios en los hábitos de comportamiento de las familias. Las casas se posicionan cada vez más como el centro digital tanto para el acceso a servicios como a entretenimiento y cada vez se parecen más al lugar de trabajo.

El dedo acusador apunta directamente a ese avance tecnológico del que todos nos hemos beneficiado. Recientes estudios señalan que los niños ahora cada vez viven más aislados en su propio mundo, cada vez juegan menos fuera de casa y cuentan con un menor número de amigos que generaciones anteriores. ¿La culpa? Ya conoce la respuesta: el aumento del consumo digital y, por ende, de las actividades individuales.

Es por esto que la televisión cada vez ve más reducidas sus opciones a la hora de lograr algo que ya parece prácticamente imposible: reunir a toda la familia delante del televisor. Sólo grandes eventos deportivos o finales de series, realitys y programas coronan esa cima y, sinceramente, con mucho más esfuerzo que antes. ¿Qué opciones les quedan a los creadores de contenido ante esta nueva fotografía en la que no salen nada favorecidos?

La clave reside en pensar menos en obligar a las personas a sentarse alrededor de una pantalla y ver cómo podemos permitir que la gente se conecte en el mundo moderno. Existen aplicaciones que están invirtiendo la tendencia del comportamiento individual en pos de compartir nuestras experiencias con los demás. Un claro ejemplo de esto lo encontramos en CrowFlik, una aplicación que permite a los usuarios compartir imágenes y vídeos con aquellas personas que se encuentren a su alrededor, como amigos y familiares. Lo curioso es que no podemos enviar estos contenidos a extraños.

La necesidad de compartir es inherente al ser humano y los “marketeros” tienen que trabajar en mecanismos que permitan a los usuarios conectarse, interactuar y participar. Es poco probable que vuelvan los tiempos en los que cada noche la familia se reunía frente al televisor pero, aunque sea por separado, todos buscamos el entretenimiento y precisamente este podría ser la vía a través de la que volver a conectarnos.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir