líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Los sistemas de pago están cambiando las estrategias sociales de las empresas informativas

El lanzamiento del sistema de suscripción de pago al New York Times no ha hecho más que animar el debate sobre la viabilidad y la equidad de pagar por la información en la red. Muchos se preguntan si los precios son realistas, si vale la pena pagar y, sobretodo, si al hacer clic sobre un link en alguna plataforma social podremos acceder o no a la noticia.

Acceder a artículos y noticias a través de las redes sociales, los blogs y otras plataformas es cada vez más común, y las plataformas de suscripción sólo complican y dificultan la experiencia de los lectores. Ahora, los community managers de estos medios de pago, ahora buscan la manera de contentar tanto a los suscriptores como a los que no lo son. Los responsables de los social media tienen que entender que, si ya no pueden compartir los contenidos de su diario a través de Twitter, tendrán que dirigir más sus acciones hacia el marketing, en lugar de hacia el periodismo, para conseguir que los usuarios acaben pagando.

Existen varios ejemplos de cómo se está actuando ante esta tendencia en distintos medios y Mashable ha analizado tres modelos de suscripción digital de tres publicaciones distintas para averiguar cómo está afectando este sistema a la construcción de comunidades online.

The Dallas Morning News
The Dallas Morning News es el primer diario de Dallas. Hace un mes introdujo el sistema de suscripción de pago, por lo que todavía está empezando a ver los primeros efectos sobre su estrategia en social media. Su modelo permite a los no suscriptores acceder a las últimas noticias y a los blogs, pero por otros contenidos es imprescindible pagar. En las cuentas en Twitter y Facebook publican tanto los contenidos gratuitos como los premium, aunque señalan en el link si el contenido es de pago o no. Aunque la comunidad no está creciendo como antes de implantar el sistema de pago, el cambio no ha sido tan drástico como esperaban y, aunque no son capaces de usar sus contenidos para conseguir un tráfico masivo, lo compensan con la variedad de contenidos disponibles gratuitamente.

The Economist
A diferencia de otros periódicos online, The Economist cambió su sistema de suscripción para aumentar la cantidad de artículos que los usuarios que no eran de pago podrían ver. Los sistemas anteriores limitaban el acceso incluso a los últimos artículos o a las ediciones con meses de antigüedad. Ahora, se pueden acceder a una serie de artículos limitados antes de tener que acceder a través del sistema de pago y, mientras sí hay que pagar por los artículos de la edición impresa, los contenidos web como blogs o contenidos multimedia son gratuitos.

Un cambio que fue positivo para muchos de los visitantes haciendo que la comunidad de la propia página crezca gracias a los comentarios y a los contenidos para los lectores como encuestas, debates o discusiones. Los social media son, además, un método para llegar a los suscriptores, los lectores habituales y los nuevos, además de que aumentan las oportunidades para generar conversaciones en torno a las áreas del periódico. Ahora, los lectores participan y pasan más tiempo en la página, además de que vuelven más a menudo. Por otro lado, las referencias a la página desde las redes sociales y las visitas generadas a través de esas referencias no dejan de crecer mes a mes desde que se realizaron estos cambios.

Honolulu Civil Beat
Va a hacer un año que se lanzó el diario local online Honolulu Civil Beat y, aunque sus contendidos son gratuitos a través de email, inicialmente la página sólo ofrecía una acceso parcial a los contenidos a aquellos usuarios que llegaban a través de las redes sociales. A principios de 2011 todos los visitantes ya podían leer todos los artículos perom, si eran muy habituales, se les preguntaba si querían hacerse miembro. Como asegura el director de marketing y comunidad de Civil Beat, Dan Zelikman, “pensamos, si nos están leyendo tanto les gustaría ser miembro, y a nosotros nos gustaría tenerles con nosotros”. Aunque no hay una cifra concreta, la página lleva a cado un sistema personalizado en el que se pide al lector que se suscriba en función de cuánto lee y con qué frecuencia.

Por otro lado, el modelo de suscripción cuenta con una comunidad sólo para miembros en la que se pueden comentar los artículos, además de que los suscriptores acceden a la página sin publicidad. Además, utilizan redes sociales como Twitter y Facebook para interactuar con los lectores aceptando peticiones de contenidos, lanzando eventos en directo o generando conversaciones.

 

El marketing en Facebook sí funciona, pero hay que hacerlo bienAnteriorSigueinteLa publicidad en internet supera ya a diarios y cable en Estados Unidos

Noticias recomendadas