Medios

Luz verde con condiciones a la fusión entre Antena 3 y La Sexta

Luz verde con condiciones a la fusión entre Antena 3 y La SextaLa Comisión Nacional de Competencia (CNC) ha autorizado la fusión de Antena 3 y La Sexta, aunque ha impuesto a la compañía resultante una serie de condiciones, como ya hiciera en octubre de 2010 con la fusión entre Telecinco y Cuatro.

De esta  manera, el Consejo de la CNC ha autorizado la operación, aunque la ha supeditado al cumplimiento de distintas condiciones durante un periodo de cinco años referidas al mercado de la publicidad, la oferta de canales del grupo resultante, la compra de derechos o la obligación por parte de la nueva compañía de suministrar información a Competencia.

Con la imposición de estas condiciones, el organismo regulador considera que se solucionan los “significativos” problemas de competencia “en distintos mercados audiovisuales”, y en especial, en el de publicidad televisiva, que podría tener “la desaparición de La Sexta como operador independiente”.

Desde que comenzó la investigación, Antena 3 ha presentado varias propuestas para resolver los problemas de competencia detectados, la última de las cuales el 14 de junio, que fue considerada “insuficiente” por el organismo regulador en el ámbito del mercado publicitario por exitir el riesgo de que el nuevo grupo desarrolle políticas que “limiten indebidamente” la libertad de contratación de los anunciantes o echen del mercado a otros canales.

Para evitar este tipo de prácticas, Competencia especifica en sus condiciones que el nuevo grupo no podrá emitir los mismos anuncios al mismo tiempo en todos los canales de Antena 3 y La Sexta, aunque sí podrá seguir ofreciendo esa posibilidad en los canales englobados bajo la sociedad que comercialice la publicidad del canal Antena 3, como actualmente hace el grupo con Nitro, Neox y Nova, dentro de su estrategia de pauta única.

En cualquier caso, el grupo deberá ofrecer la posibilidad de comprar espacios publicitarios de forma individualizada en cada uno de sus canales y no podrá condicionar las ofertas comerciales a la garantía de contratación de una cuota mínima de inversión o de GRP. Tampoco podrá gestionar la publicidad de otros canales de la TDT ni vender de forma conjunta los espacios publicitarios de sus dos canales en abierto de mayor audiencia.

Por otra parte, el nuevo grupo no podrá ampliar su oferta de canales de televisión en abierto alquilando canales de otros grupos ni “bloquear las mejoras de calidad de los canales de televisión con los que comparta múltiple” de TDT, informa Europa Press.

En relación con el mercado de los derechos televisivos, Competencia también ha impuesto límites a la posibilidad de acción de Antena 3 y ha señalado que deberá limitar la duración de sus contratos de adquisición exclusiva de contenidos a tres años, sin incluir derechos de adquisición preferente o prórroga. Asimismo, deberá restringir su capacidad para excluir del mercado a las productoras de televisión nacionales.

El acuerdo de fusión por absorción entre Antena 3 y La Sexta fue anunciado en diciembre del año pasado. Posteriormente, en abril de este año, la operación fue ratificada por la Junta de Accionistas de Antena 3 y la previsión era que la fusión pudiera estar completada para el mes de junio. Sin embargo, la investigación realizada por la CNC, que en marzo abrió una segunda fase de análisis para descartar cualquier daño a la competencia, ha retrasado la conclusión del acuerdo, que una vez obtenido el visto bueno de Competencia -el último requisito que debía cumplir la operación-, será llevado a cabo por las dos compañías próximamente.

Según el acuerdo alcanzado por las dos cadenas, los accionistas de La Sexta recibirán en un primer momento el 7% del grupo resultante y, posteriormente, en función del cumplimiento en cualquiera de los ejercicios entre 2012 y 2016 de unos objetivos relacionados con los resultados del nuevo grupo, podrán ampliar su participación hasta un máximo del 14%.

Para dar entrada a La Sexta en su accionariado, Antena 3 llevará a cabo una ampliación de capital por 15,8 millones de acciones. Además, la cadena de Planeta asume, en virtud del acuerdo, hasta un máximo de 122 millones de euros de la deuda de La Sexta, según informó en su momento el grupo a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Una vez que la fusión sea completada, el grupo resultante dispondrá del espacio suficiente como para emitir hasta ocho canales en la TDT y el mercado publicitario quedará repartido fundamentalmente entre Mediaset España (43,5%) y el grupo formado por Antena 3 y La Sexta (42%), en línea con lo que ocurre en Francia, Reino Unido, Alemania e Italia, en donde dos grupos dominan el mercado, de acuerdo a un documento distribuido por Antena 3 a los inversores durante la presentación de la operación a finales del año pasado.

En dicho documento, Antena 3 preveía que la operación generaría unos costes de entre 10 y 15 millones de euros el primer año. Sobre el futuro de La Sexta y sus canales, Antena 3 señalaba que mantendrá únicamente el contenido que dé beneficios, ya que no existe la necesidad de continuar invirtiendo en la mejora del reconocimiento de la marca, lo que pone en duda la renovación de los derechos para emitir un partido de la Liga de Fútbol cada semana, que actualmente tiene La Sexta.

De todos modos, Antena 3 ha insistido en varias ocasiones en que mantendrá la esencia y el perfil comercial del canal principal de La Sexta, mientras que implementará un “reposicionamiento” de la Sexta 2 y reforzará La Sexta 3, para lograr que el conjunto de canales se enfoquen a públicos complementarios. Además, la cadena de Planeta pretende mejorar las prácticas comerciales de La Sexta, con los “beneficios de su combinación con Antena 3”.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir