Medios

M. Piedrahita: "No hemos hecho nada para merecernos esta clase de televisión"

Con motivo de la disertación de Manuel Piedrahita en la Academia sobre el modelo de televisión pública y la presentación de su libro TVE en la encrucijada, el Diario de Córdoba entrevistó al periodista para conocer su opinión sobre la realidad de los medios de comunicación, tanto públicos como privados.

El periodista asegura que la televisión es un “invento que podría ser maravilloso”, y aunque hay programas realmente informativos e interesantes, “por desgracia lo que abunda son programas banales, que en lugar de elevarnos nos hunden. No quieren que reflexionemos, ni que seamos un poco más cultos”, y añade que “no hemos hecho nada para merecernos esta clase de televisión. Nos han empujado a ello los que la controlan”.

Piedrahita recuerda que cuando sólo existía TVE era el poder el que controlaba y censuraba lo que se veía en televisión, “ahora es todo lo contrario y para moderar un telediario algunas se visten de vampiresas, lo cual también está mal. La tecnología y el espectáculo han dejado muy atrás a lo importante. Los contenidos se han doblegado a las cosas más superficiales”.

El periodista afirma que el “futuro ya es presente” y es que ya vivimos con televisores híbridos, que están sustituyendo a los viejos televisores. El problema es que estos avances tecnológicos no van a la par con los contenidos, los programas, la estética y la realización, y señala que hay “mucha paja y poco trigo. Algo que se mueva, aunque sea una banalidad. Eso no es televisión informativa”.

En cuanto al modelo de televisión autonómica, Manuel Piedrahita recalca que es “pernicioso para la sociedad de esas comunidades que esas televisiones hayan copiado la estructura de TVE” y lo compara con el modelo de los länders alemanes, donde las televisiones autonómicas no pagan por tener corresponsales o por ofrecer una programación que compita con las televisiones nacionales. “Y, por supuesto, no son órganos de propaganda de los gobiernos autonómicos”.

En cambio, para él el modelo alemán, el de la ZDF y la ARD, habrían sido el más idóneo para sustituir la TVE que renacía después de la caída del régimen franquista. “La radiodifusión estatal y totalitaria de Goebbels fue sustituida en la Alemania de la posguerra por una televisión pública de la sociedad. No es televisión estatal. Es de la sociedad, que es quien la paga mediante un canon”.

Y es que Piedrahita considera que en España “hemos perdido el tren de una verdadera televisión pública”. Hasta la supresión de la publicidad en TVE, se trataba de una “televisión pública comercial, como por desgracia siguen siendo las autonómicas”. El periodista considera que “no se ha mantenido una escuela de televisión” que pudiera evitar todo tipo de “aberraciones televisivas”, y añade: “las cadenas privadas han hecho lo posible para que TVE empeorase. Los gobiernos también han contribuido por su obsesión de controlar la programación”.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir