Medios

N. Coleridge (Condé Nast): "Con marcas fuertes los medios impresos pueden sobrevivir al tsunami digital"

N. Coleridge (Condé Nast): "Con marcas fuertes los medios impresos pueden sobrevivir al tsunami digital"Lo que ha dicho recientemente Nicholas Coleridge, presidente de Condé Nast International, en una reunión de la Asociación Alemana de Editores de Revistas (VDZ) dibujará a buen seguro una sonrisa en el rostro de los cada vez más agobiados propietarios de medios escritos. Y es que en Vogue, uno de los buques insignia de Condé Nast, las impresiones en papel ganan literalmente por goleada a las impresiones en la versión online de la revista. Mientras en formato impreso, la publicación alcanza los 335 millones de impresiones, en internet se tiene que conformar con “sólo” 30 millones de impresiones.

A pesar de estas cifras, Coleridge se confiesa un miembro orgulloso del “club digital”. “Todos sabemos que la digitalización es nuestro futuro. Como sector, estamos viendo uno de los momentos más interesantes de la historia”, dice.

“Con la creciente popularidad de las tabletas, la primera alternativa real a los medios impresos, es casi imposible imaginar que hace apenas tres años no existiera el iPad”, señala Coleridge.

La nueva era digital esconde en realidad numerosas oportunidades para los medios impresos. “Es posible estar en varias plataformas de manera simultánea”, apunta. Esto requiere, eso sí, una fuerte integración de diferentes contenidos en múltiples plataformas, añade Coleridge. Se trata de conectar con el lector teniendo en cuenta sus hábitos diferentes en los distintos canales online y offline. “No es lo mismo hojear la revista Vogue en su formato tradicional de papel que acceder a ella a través de la web”, advierte.

La digitalización ha introducido además muchos cambios en la distribución del producto. “Antes podían pasar semanas antes de que las noticias publicadas en nuestras revistas tuvieran repercusión al otro lado del charco. Ahora la información se consume de manera simultánea en todos los rincones del planeta”, indica Coleridge.

Para estar a la altura de la imparable digitalización, las editoriales no pueden permitirse el lujo de no experimentar, de no asumir riesgos y de no fusionar tecnología y talento. “Condé Nast acumula una experiencia de más de 17 años en el terreno digital. Ello nos ha protegido del tsunami digital que ha asolado nuestra industria durante los últimos tres años”, dice. No hay que olvidar, de todos modos, que el éxito de las nuevas formas de difusión digital depende en gran medida de tener previamente una marca fuerte en los medios impresos, subraya. Por este motivo, “no dejaremos nunca de publicar revistas”, afirma.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir