líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

El negacionismo del cambio climático riega copiosamente las arcas publicitarias de unos pocos y tóxicos medios

Medios de comunicaciónEl cambio climático es un jugoso negocio publicitario para algunos medios

El pujante negocio publicitario de los medios que niegan el cambio climático

El negacionismo del cambio climático riega copiosamente las arcas publicitarias de unos pocos y tóxicos medios

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

El negacionismo del cambio climático es un floreciente negocio publicitario que pone dinero a manos llenas no solo en las arcas de los publishers sino también en las arcas de Google.

Lo extraordinariamente complicado que resulta luchar (al unísono) contra el cambio climático queda tristemente evidenciado estos días en la cumbre del clima COP26 que se celebra en Glasgow. Que los líderes de grandes países como China, Rusia o Brasil ni siquiera vayan a estar presentes en la ciudad escocesa demuestra que la voluntad de actuar contra un problema que amenaza directamente la supervivencia de nuestro planeta y de quienes allí residen no es lamentablemente la misma en todas partes (en buena medida por culpa de la desinformación que aletea como una mala sombra en torno al cambio climático).

Un reciente estudio de la organización Center for Countering Digital Hate (CCDH) pone, en todo caso, de manifiesto por qué el anuncio de Google de excluir de sus ingresos publicitarios a quienes practican el negacionismo climático es extraordinariamente importante. Al fin y al cabo, el negocio publicitario de los medios que niegan taxativamente el cambio climático es increíblemente boyante.

En su informe CCDH colocó bajo la lupa casi 7.000 artículos directamente emparentados con el negacionismo climático con la ayuda de la herramienta de análisis NewsWhip. Y los resultados de la investigación resultan sumamente elocuentes porque demuestran que poner coto a la desinformación sobre el cambio climático no sería en realidad tan complicado.

Y es que el número de webs en la que se origina la mayor parte de la desinformación a este respecto es bastante manejable. Casi el 70% del contenido que da fuelle a las «fake news» sobre el cambio climático en las redes sociales echa anclas en apenas diez publishers estadounidenses y rusos.

La desinformación sobre el cambio climático se abre paso en un pequeño número de medios procedentes de Estados Unidos y Rusia

El ranking «Toxic 10» elaborado por CCDH está copado sobre todo y ante todo por medios oriundos de Estados Unidos. A la cabeza de esta lista (de la vergüenza) esta Breitbart, un medio que estuvo liderado por Steve Bannon, el que fuera estratega jefe de Donald Trump, hasta principios de 2018. Siguen a Breitbart las webs Western Journal, Newsmax, Townhall Media, Media Research Center, Washington Times, The Federalist Papers, Daily Wire y The Patriot Post (radicadas todas en Estados Unidos). Los únicos publishers no estadounidenses que se abren paso en el ranking «Toxic 10» son los medios estatales rusos RT.com y Sputnik News.

Lo que parece claro es que el negacionismo climático se ha convertido en un negocio extraordinariamente lucrativo para los publishers. De acuerdo con los datos manejados por CCDH, con la única excepción de The Patriot Post, RT.com y Sputnik News, todos los publishers enumerados en la lista «Toxic 10» están conectados a la plataforma publicitaria AdSense de Google (por lo que sacan tajada de los anuncios del gigante de internet).

Se trata de un floreciente negocio que pone dinero a manos llenas no solo en las arcas de los publishers sino también en las arcas de Google. Según los cálculos de CCDH, que echan raíces en las cifras de tráfico de SimilarWeb y Google Ad Manager, el contenido generado por las webs de la lista «Toxic 10» en el periodo comprendido entre abril y finales de septiembre de este año se tradujo en 1.100 millones de visitas y unos ingresos publicitarios de 5,3 millones de dólares. De esta cantidad 3,6 millones de dólares fueron a parar publishers cuyas webs mostraron anuncios de marcas como Chevrolet, Capital One y DHL. Y al menos 1,7 millones de la cantidad total se quedaron en las arcas de Google.

Google no es, de todos modos, la única fuente de ingresos para los publishers que hacen negocio con las «fake news». Exceptuando a Breitbart y a The Federalist Papers, los medios del ranking «Toxic 10» generan también ingresos publicitarios en Facebook (aunque se desconocen las cifras que se barajan exactamente en esta plataforma).

En vista de lo rentable que resulta para algunos publishers sacar partido en clave publicitaria del negacionismo climático con la complicidad de Google, resulta sumamente interesante saber qué pasará cuando la compañía de Mountain View cierre el grifo de la publicidad a quienes niegan el cambio climático. Desde el punto de vista de CCDH, la decisión de Google es en todo caso la correcta.

Además, prescindir en su plataforma publicitaria de quienes hacen apología del negacionismo climático es perfectamente manejable para Google. Los 1,7 millones de dólares que Google dejaría de ingresar en sus arcas con periodicidad semestral son una absoluta nadería para el titán de internet. Así y todo, el gesto de buena voluntad de Google podría quedarse eventualmente en agua de borrajas, advierte Imran Ahmed, CEO de CCDH. «Las grandes empresas tecnológicas están una vez más en el lado equivocado de la ciencia, la verdad y el progreso humano», asegura Ahmed.

 

Hadoq recibe a Julieta López de Jorge como Sales Manager & Marketing StrategistAnteriorSigueinteSber y su transformación digital: "Queremos ser mucho más que un banco"

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!
Contenido patrocinado