líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

El negocio del streaming de Disney inicia poco a poco el descenso del reino de los cielos

Medios de comunicaciónFotograma de la serie de Disney+ WandaVision

El negocio del streaming de Disney inicia poco a poco el descenso del reino de los cielos

A diferencia de los trimestres precedentes, cuando Disney+ se las ingenió para pulverizar un récord tras otro, la plataforma de vídeo en streaming de la empresa de Mickey Mouse no dio cuenta en el primer trimestre del año de las vertiginosas cifras a las que tenía acostumbrados hasta la fecha a los inversores.

Disney sigue sufriendo aún en sus propias carnes las consecuencias emanadas de la crisis del coronavirus y además el éxito de su división de vídeo en streaming se desinfló considerablemente durante el primer trimestre del año.

Después de un brillantísimo inicio Disney+ se tomó de bruces entre enero y marzo de 2021 con una más que evidente ausencia de películas y series de relumbrón para atraer a más suscriptores (con la excepción, eso sí, de WandaVision). Y estamos sin lugar a dudas ante una malísima noticia si tenemos en cuenta que desde que la pandemia paralizara buena parte del emporio del entretenimiento de Disney, el gigante del entretenimiento es extraordinariamente deudor de los ingresos generados por su negocio de vídeo en streaming.

A diferencia de en los trimestres precedentes, cuando Disney+ se las ingenió para pulverizar un récord tras otro, la plataforma de vídeo en streaming de la empresa de Mickey Mouse no dio cuenta en el primer trimestre del año de las vertiginosas cifras a las que tenía acostumbrados hasta la fecha a los inversores.

Disney+ concluyó el primer trimestre de 2020 con casi 104 millones de suscriptores a su vera, apenas 9 millones más que con respecto al trimestre anterior. Y los analistas esperaban por parte de esta plataforma un crecimiento mucho más acelerado.

En consecuencia los inversores reaccionaron decepcionados a las cifras puestas ayer sobre la mesa por Disney, cuyos títulos caían este jueves alrededor de un 4%.

La paralización de la actividad en la división de parques temáticos de Disney ha pasado factura al grupo

La facturación del grupo cayó un 13% hasta los 15.600 millones de dólares (12.900 millones de euros). Bastante mejor le fue a Disney en el capítulo referido a los beneficios, que escalaron hasta los 901 millones de dólares (casi el doble que durante el primer trimestre de 2020). Sin embargo, los elevados costes derivados de la pandemia y los altísimos impuestos causaron que las ganancias del grupo se desplomaran en realidad casi un 90% con respecto al año anterior.

Antes de la irrupción del COVID-19 los parques temáticos, los resorts vacacionales y los cruceros de Disney arrojaban muchísimo dinero en las arcas de la compañía, pero el coronavirus ha paralizado completamente este segmento de actividad, cuyas ventas cayeron un 44%. Esta división tuvo que lidiar además con unas pérdidas operativas de 406 millones de euros.

Los estudios cinematográficos de Disney siguen también bregando con la crisis derivada de la pandemia. Las restricciones emanadas del coronavirus han ralentizado la producción de series y películas y hay que tener además en cuenta que muchos cines continúan cerrados.

Raya y el último dragón, el único «blockbuster» de Disney en lo que llevamos de año, generó bastantes menos ingresos de aquellos a los que está acostumbrada la empresa de Mickey Mouse.

En términos generales la división de medios y entretenimiento de Disney, que incluye los canales de televisión por cable y el negocio del streaming de la compañía, aumentó su facturación apenas un 1% entre enero y marzo de 2021.

Temas

Disney

La publicidad en televisión despegó con ímpetu en el mes de abrilAnteriorSigueinte40 blogs que conquistan a los profesionales y amantes del marketing

Noticias recomendadas