Medios

Netflix, la historia de un "enano" que descubrió el streaming y se convirtió en "gigante"

Netflix, la historia de un "enano" que descubrió el streaming y se convirtió en "gigante"Parece que fue ayer, pero hace 15 años, el 23 de mayo de 2002, Netflix, la empresa que amenaza con poner en jaque (y quizás “matar”) a la televisión de toda la vida, debutó por primera vez en la bolsa (en el índice Nasdaq para más señas).

El vídeo en streaming es hoy el corazón que hace palpitar a la famosa empresa estadounidense, pero hace tres lustros lo que llenaba las arcas de Netflix era algo bien distinto. Por aquel entonces la compañía se ganaba la vida alquilando y enviando películas en formato DVD a domicilio.

Cuando Blockbuster, la célebre cadena estadounidense de videoclubs, se declaró en quiebra en el año 2010, la compañía fundada y liderada por Reed Hastings ganó su primera batalla. En su segunda batalla, que Netflix está librando en estos momentos, está en juego nada más y nada menos que el futuro de la televisión en la nueva era digital (y la cierto es que la empresa está excelentemente posicionada para ganarla).

En 2007, cuando Blockbuster estaba ya bastante tocado, Netflix decidió diversificar su negocio, y más allá de enviar DVDs a domicilio (como había hecho desde sus inicios en 1997), comenzó a ofertar vídeo bajo demanda en internet.

Tres años después, y ahogada por la crisis, Netflix tomó la arriesgada decisión de subir sus tarifas de 10 a 16 dólares (8 dólares para el envío de DVDs y otros 8 dólares para el contenido en streaming). Su decisión (lógicamente) no gustó y la empresa capitaneada por Hastings se hundió en el pozo sin fondo de los números rojos.

Su siguiente gran apuesta, la de apostar por la producción de contenidos propios, le salió, sin embargo, redonda a Netflix. Y en 2013, cuando muchos tildaron su movimiento de absolutamente “demente”, la compañía invirtió la friolera de 100 millones de dólares en la serie de producción propia House of Cards.

El resto es historia (una de las más de mayor éxito de la era de internet). Actualmente Netflix cuenta con la friolera de 99 millones de abonados repartidos por todos los rincones del planeta y mira de tú a tú a grandes cadenas de televisión como HBO.

Cuando Netflix hizo su irrupción en los mercados bursátiles hace 15 años, sus acciones valían apenas 15 dólares. A día de hoy sus títulos tienen un valor de 158 dólares. Si en 2002 algún inversor avispado (que seguro que hubo más de uno) hubiera invertido 1.000 dólares en Netflix, 15 años después tendría una fortuna de 147.000 dólares. Y quien en mayo de 2002 hubiera tenido el buen ojo de invertir 6.770 millones de dólares en la compañía de vídeo en streaming, sería hoy en millonario (en dólares).

Netflix está hoy en la cresta de la ola, pero promete muchísimos más momentos de gloria (tanto para sus abonados como para sus inversores).

Te recomendamos

Cannes

Mundial

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir