Medios

El nuevo (y supuestamente mejor) sistema de calificación por edades que nadie entiende

steve 300Puede que la televisión le parezca un cajón desastre donde parece que cualquier tipo de contenido tiene cabida y, en parte, es así.

Sin embargo, la cada vez mayor preocupación por los derechos de la infancia ha hecho que se pongan en marcha mayores medidas de control sobre la publicidad, los contenidos y las franjas horarias.

De hecho, existe actualmente un nuevo código de regulación de las emisiones, en vigor desde el pasado 1 de septiembre y que consta de 7 categorías con hasta 9 criterios para calificar la adecuación de los contenidos para la infancia.

Así, las cuatro categorías anteriores (comportamientos sociales, violencia, temática conflictiva y sexo) han sido sustituidas por siete nuevas (violencia, sexo, miedo o angustia, drogas, discriminación, conductas imitables y lenguaje).

El objetivo de esta ampliación de la regulación según la propia Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC) es "reducir la discrecionalidad, ampliar la seguridad jurídica, mejorar la información que se facilita a los padres y es más garantista con los derechos de los menores".

Además este código ha recibido el apoyo de los grandes grupos de comunicación de nuestro país que consideran mejora el anterior. De esta manera desde Atresmedia han recalcado "es mucho más objetivo, automático y riguroso que el que había antes, porque marca unas pautas más claras y tiene más automatismos en su aplicación".

Sin embargo, Mediaset por su parte aunque reconoce que el nuevo código clarifica y ayuda a establecer unas normas comunes, "las cuestiones que clarifica son más de método que de fondo".

Y lo cierto es que, el mayor detalle en la descripción de los contenidos puede llevar a dobles interpretaciones. Así, descripciones como la de violencia física que asegura ser apta para todos los públicos, si tiene una "presencia accesoria, mínima o fugaz" pueden dar lugar a interpretaciones subjetivas y confusiones.

Ante este panorama, la responsabilidad sobre la calificación de la programación y los contenidos que se emiten recae en las propias televisiones que deberán seguir su propio criterio, un problema en lo referente, por ejemplo, al cine.

En este tipo de contenidos la calificación corresponde al Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA) por lo que, puede ocurrir que, a pesar de respetar la norma por edades, las televisiones concurran en sanciones provenientes de la CNMC.

regulacion

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir