Medios

El NYT llegará al millón de suscriptores digitales de pago muy pronto, pero ¿solventará eso el resto de sus problemas?

nytThe New York Times está a punto de alcanzar el millón de suscriptores digitales de pago, según informó el CEO de la compañía, Mark Thompson, la semana pasada al informar de las ganancias de la compañía.

En realidad, esta significativa cifra supone tanto un hito psicológico como financiero para el medio, que estuvo mucho tiempo inmerso en una batalla interna sobre si debía cobrar o no por el contenido online, ya que existían preocupaciones, casi existenciales, por poner precio a la información digital, que, aparentemente, estaba destinada a ser libre.

Fue en 2011 cuando finalmente la compañía comenzó a cobrar por su contenido online a través de suscripciones digitales, lo que poco a poco se fue convirtiendo en un creciente negocio que el año pasado generó casi 170 millones de dólares, un 13,5% más que el año anterior.

El problema, sin embargo, es que a pesar de esas ganancias, los ingresos totales de digital del Times suponen poco más de una quinta parte de las ventas totales de las de papel, y de ningún modo se acercan a compensar sus beneficios en impresión, incluso con un millón de lectores digitales de pago, que es un negocio de entre 190 y 200 millones de dólares. Aunque se incluyan los anuncios digitales en esa mezcla, sigue sin  ser suficiente.

Los diarios impresos continúan siendo una máquina de mil millones de dólares para el NYT, pero inevitablemente, se trata de un anacronismo. La media de circulación de diarios impresos de lunes a viernes es de 625.951, lo que supone la mitad aproximada de los 1,18 millones que salían a la calle en 1994, fecha en la que registró su mayor pico de números impresos diarios. Y ahora cada vez se hace más pequeño.

Un estudio de McKinsey encargado por el Times antes de su lanzamiento de la versión de pago sugirió que el número de suscriptores digitales de pago se situaría alrededor del millón aproximadamente. En previsión de ese límite, la compañía creó nuevas aplicaciones para atraer a nuevos abonados, y el año pasado lanzó NYT Now, una versión reducida del Times, así como una aplicación centrada en su sección de opinión. Sin embargo, hasta ahora no han funcionado. Debido a la debilidad de la demanda, el Times dejó de cobrar por esas aplicaciones, y ahora son gratuitas. Según la compañía, el futuro cierre de NYT Now supondrá un duro golpe para el medio estadounidense con pérdidas en el número de suscriptores digitales.

En la actualidad existen más lectores adultos de los que había en 1994, por lo que el Times está intentando atraer a más lectores de todo el mundo. Pero aún así, el contenido de las noticias ha cambiado significativamente para favorecer los artículos impulsados socialmente, que por lo general no sientan bien detrás de un muro de pago, en un contexto en el que casi la mitad de los lectores adultos leen las noticias políticas directamente en Facebook, según el último estudio de medios de Pew.

El Times y otros editores, conscientes de su desplazamiento, han decidido trabajar con Facebook para publicar sus artículos directamente al sitio. La motivación de la red social aquí parece bastante simple: dar a sus usuarios móviles una mejor experiencia de lectura, ya que el contenido de su app carga mejor y se lee más fácilmente. Y para los editores, es obvio: Facebook es donde están la mayoría de los lectores de hoy en día, por lo que el movimiento debe conducir a más dólares de publicidad, así como a mantener sus equipos de redacción. Pero incluso así es probable que el Times se enfrente a más problemas. Si el experimento de Facebook funciona, no servirá más que para acostumbrar a los editores a los caprichos -a veces opacos -del gigante de social media, y los 1.000.000 suscriptores de pago no significarán tanto.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir