Medios

Por qué Apple no puede ser la esperanza de los medios de comunicación

Apple ha decidido que no permitirá que las publicaciones ofrezcan acceso gratuito a los suscriptores de las ediciones impresas. Esta decisión hace evidente una vez más que, a pesar de las esperanzas puestas por los grandes medios de comunicación, la compañía de Steve Jobs no será la que salve a la prensa. Actualmente, cualquier medio que no tenga una aplicación para iPhone o iPad no es tomado en serio, pero realmente no es una inversión tan segura ni para los medios que quieren sacar provecho económico de su información, ni para los usuarios que quieren acceder a ella.

Por un lado hay que tener en cuenta la rentabilidad de estas inversiones. Una aplicación en iOS requiere una inmensa inversión de tiempo y dinero, una inversión que se quita de las ofertas en otras plataformas. Y es que a pesar de la cantidad de dispositivos de Apple que se hayan podido vender, el mercado es muy pequeño en comparación con la gente que podría acceder a los contenidos a través de otros dispositivos con otros sistemas operativos.

Además, como afirma Tom Barfied en su blog, los grupos mediáticos no estarían desarrollando adecuadamente su función de informar sobre los hechos. Esto se debe a que los usuarios de los dispositivos de Apple son, mayoritariamente, jóvenes urbanos que, de una forma u otra, trabajan en el área de los medios de comunicación. Por tanto, las noticias que se produzcan para estos dispositivos no serán las que se ofrezcan al resto de la población y, tampoco, por las que la mayoría de las personas estarían dispuestas a pagar.

Aunque las empresas mediáticas todavía no tienen muy claro cómo sacar rentabilidad a sus modelos online, accesibles desde cualquier dispositivo tecnológico que permita navegar en internet, está claro que limitar la audiencia a los usuarios del iPad no parece ser la mejor respuesta.

Por otro lado, Barfield recuerda las prácticas empresariales de Apple como otro motivo para no confiar en el iPad como rescate de los medios de comunicación. No sólo prohíbe que los suscriptores de los periódicos en papel puedan acceder gratuitamente a las ediciones en iPad para hacerse con el 30% del precio de la aplicación en la App Store; sino que lo que pretende es ser el intermediario entre las compañías mediáticas y los clientes. No sólo gana el 30% de las compras en la App Store, sino que puede vender a las empresas los datos demográficos de sus clientes para conseguir publicidad.

Pero Barfield lanza una idea un poco más atrevida y afirma que Apple no sólo quiere controlar el dinero que se gane con los contenidos, sino controlar el discurso público, o al menos el que aparezca en sus dispositivos. La compañía de Steve Jobs ya ha sido acusada de censura en varias ocasiones, prohibiendo algunos diccionarios o Ulises de James Joyce en la App Store. Todo esto para “mantener su imagen de compañía familiar que entiende que lo quieres todo hecho y servido sin que tú tengas que pensar en nada” afirma Barfield.

Apple es un negocio que quiere vender la mayor cantidad de productos en el menor tiempo posible y lograr que los clientes quieran volver. “Si pensamos que las noticias son más que un negocio, que tienen que buscar algo más que cifras de ventas, saltar al abrigo de Apple puede ser un movimiento equivocado”, concluyó Barfield.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir