Medios

Por qué los "micropagos" pueden ayudar al periodismo a salir de atolladero

periodismoDesde hace algunos años la financiación del periodismo online se ha convertido en el gran quebradero de cabeza de la industria mediática. Es obvio que el futuro del periodismo no puede jugarse única y exclusivamente a la carta de la publicidad online. Por eso, y junto a fórmulas como la publicidad nativa, las editoriales de diarios y revistas experimentan cada vez más con los denominados "paywalls" o muros de pago.

Hay múltiples variantes de "paywalls". Están los "paywalls" puros y duros en los que los lectores deben pasar por caja para leer todos y cada uno de los artículos de la publicación. Y luego están los mucho flexibles "paywalls", que se rigen por el denominado modelo "freemium". Es decir, que ofrecen al usuario unos cuantos artículos de forma gratuita y les obligan a pagar por el resto.

Sin embargo, hay vida más allá de los algo latosos "paywalls". Ahí está Blendle para demostrarlo. Con sede en la ciudad de Utrecht, esta startup holandesa es una suerte de kiosko online que permite que los lectores puedan comprar artículos individuales de diario y de revistas en lugar de tener que rascarse el bolsillo en un suscripción mensual mucho más cara.

Cuando accede a Blendle, al usuario se le muestran una serie de artículos y noticias. Si alguno de ellos le interesa, lo compra efectuando un pequeño pago o “micropago” que supone una parte proporcional de lo que supondría la suscripción completa al servicio. Así de simple.

En Blendle un artículo cuesta aproximadamente 30 céntimos. ¿Lo mejor? Que por tan ínfimo precio el usuario se libra tanto de las suscripciones como de los anuncios. Con este revolucionario concepto Blendle aterrizó en el mercado en 2014.

Más de un año después de su desembarco en el mercado, Blendle cuenta con más de 250.000 usuarios registrados, que en su mayoría son jóvenes de menos de 35 años.

Disponible por el momento únicamente en su país natal, Blendle, que a finales del año pasado recibió el respaldo financiero The New York Times y del gigante editorial alemán Axel Springer, está decidido a extender sus tentáculos en otros países.

Parece que el modelo de los “micropagos” en el que se sustenta Blendle funciona, pero ¿por qué? Estas son algunas de las razones del éxito de esta startup holandesa:

1. Los “micropagos” pueden funcionar en el universo del periodismo, pero no tanto para la compra de noticias como de artículos de fondo. En general los usuarios de Blendle no pagan por noticas de hechos de actualidad que podrían leer gratis en cualquier otra parte. Compran habitualmente artículos de fondo que analizan en profundidad la actualidad.

2. Los lectores castigan los denominados “clickbaits”. El lector no quiere comprar ni tampoco hacer clic en artículos con titulares muy sonoros que después resultan estar vacíos de contenido. El periodismo de calidad es el verdadero pilar de Blendle. De hecho, si el usuario compra un artículo y no queda satisfecho con su contenido, puede reclamar que le devuelvan el dinero.

3. Los “micropagos” y las reclamaciones de los lectores son una buena vara de medir de la calidad. Dan a las editoriales valiosas pistas sobre los temas que de verdad interesan (o no interesan) al lector.

4. Los “micropagos” no canibalizan ni mucho menos las tradicionales vías de financiación de las editoriales. En el año que lleva operativo Blendle ha constatado que su servicio no sólo no roba clientes a las editoriales sino que atrae a lectores que nunca antes han pagado por contenidos periodísticos.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir