líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

La prensa escrita agoniza, pero salva paradójicamente vidas (y esta bonita historia lo demuestra)

Medios de comunicaciónUn repartidor de periódicos ha salvado la vida a una anciana en Francia

Un repartidor de prensa escrita salva la vida a una anciana en Francia

La prensa escrita agoniza, pero salva paradójicamente vidas (y esta bonita historia lo demuestra)

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

En el noreste de Francia un humilde repartidor de prensa escrita ha dado cuenta de la relevancia de su trabajo (que nada tiene de baladí) tras salvar la vida a una anciana

La profesión de repartidor de prensa escrita no es fácil en modo alguno. Llueva o nieve, quienes se dedican a este oficio deben seguir necesariamente adelante con su trabajo (por mucho que las condiciones climatológicas sean adversas). En el noreste de Francia un humilde repartidor de periódicos ha dado cuenta de la relevancia de su trabajo (que nada tiene de baladí) tras salvar la vida a una anciana.

Los hechos han tenido lugar en un pequeña localidad sita en la cordillera de los Vosgos en Francia. El repartidor de prensa escrita que protagoniza esta historia constató que los últimos números del diario Dernières Nouvelles d’Alsace se habían acumulado durante varios días en el buzón de una suscriptora de la edición impresa del rotativo.

Alertado por el buzón lleno de la suscriptora de Dernières Nouvelles d’Alsace, el repartidor se puso en contacto con el periódico y tuvo entonces noticia de que la suscripción de la mujer no había sido cancelada (como en un principio había supuesto).

La suscriptora del diario salvó la vida gracias a la intervención del repartidor

Cuando a la mañana siguiente el repartidor regresó a la vivienda de la suscriptora y verificó que el buzón seguía lleno, este hizo sonar las alarmas en la alcaldía de Bourg-Bruche, que decidió enviar a la policía y una brigada de bomberos a la residencia, donde la propietaria fue hallada derrumbada en el suelo y con síntomas hipotermia.

El alcalde de Bourg-Bruche, un pueblo de apenas 400 habitantes, se involucró personalmente en el rescate de la anciana y acompañó a la casa de la mujer los profesionales de emergencias. Además, posteriormente se puso en contacto con el hijo de la anciana.

La mujer hizo llegar una nota de agradecimiento al repartidor que le salvó la vida con la complicidad del periódico al que estaba suscrita. Y cuando este martes el repartidor se dispuso a recoger el fajo de periódicos que tenía que repartir, encontró adherida a la parte superior la siguiente nota: «Buenos días, la suscriptora te da las gracias por haberle salvado la vida».

Puede que la prensa escrita no atraviese por su mejor momento, pero en pequeñas localidades como Bourg-Bruche sigue desempeñando un rol absolutamente protagonista y es una suerte de nexo con el resto del mundo para quienes allí residen (tanto que puede llegar a salvarles la vida).

 

"Hacemos zapatillas con ciegos porque los sordos no quisieron escucharnos": Timpers lanza una campaña junto a Putos ModernosAnteriorSigueinteRIP Twitter: Elon Musk "entierra" a la red social tras la salida en masa de trabajadores de la empresa

Contenido patrocinado