Medios

Merma la resistencia a la publicidad en los servicios de vídeo en streaming

La publicidad en los servicios de vídeo en streaming gana adeptos (si implica precios más bajos)

El 53% de los consumidores accedería al visionado de publicidad en las plataformas de vídeo en streaming si éstas le brindaran a cambio precios más bajos.

streamingHasta hace no mucho era prácticamente impensable que servicios de vídeo en streaming como Netflix abrieran la puerta de par en par a la publicidad. Se supone, al fin y al cabo, que la ausencia de anuncios es una de sus principales ventajas competitivas. Sin embargo, parece que al espectador ya no le "duele" tanto como antes la publicidad en los servicios de vídeo en streaming.

De acuerdo con un reciente estudio llevado a cabo en Estados Unidos por The Trade Desk, el 53% de los consumidores no haría ascos al visionado de publicidad en las plataformas de vídeo en streaming si éstas le agasajaran a cambio con precios más bajos.

El informe de The Trade Desk pone además otro interesante dato sobre la mesa: que al espectador no le molesta tanto la publicidad en sí como el hecho de que ésta caiga constantemente en la repetición. El 46% de los consumidores coincide en señalar que lo más frustrante de la publicidad en los servicios de vídeo en streaming es contemplar el mismo anuncio una y otra vez.

Menos anuncios y más relevantes: lo que pide el consumidor a Netflix y compañía

A la publicidad en los servicios de vídeo en streaming el espectador le implora sobre todo y ante todo relevancia. El 68% de los consumidores daría su brazo a torcer y contemplaría anuncios relevantes si ello implicara ser confrontado con menor volumen de publicidad (como mucho un anuncio cada dos episodios). No en vano, el 36% de los consumidores reclama menos pausas publicitarias.

El 59% de los consumidores no tiene intención alguna de pagar más de 20 dólares al mes por servicios de vídeo en streaming. Y el 75% se niega en rotundo a abonar mensualmente más de 30 dólares por este tipo de servicios.

A día de hoy el 53% de los hogares estadounidense están suscritos a Netflix, el 43% a Amazon Prime y el 29% a Hulu.

En la creciente popularidad (con matices) de la publicidad en los servicios de vídeo en streaming estaría influyendo la irrupción de nuevos players como Disney+ y Apple TV+. El consumidor continúa teniendo apetito de vídeo en streaming, pero su bolsillo está ya a punto de saciarse, por lo que los anuncios podrían revelarse como una fórmula eficaz para mitigar su resistencia a pagar más por este tipo de servicios.

Te recomendamos

Carat

A3media

Outbrain

Podcast

Compartir