Medios de comunicación

Quibi dice adiós tras apenas 7 meses

Quibi, el Netflix en formato "snackable", baja la persiana tras apenas 7 meses de vida

El servicio de vídeo de streaming Quibi, concebido como una suerte de Netflix en formato "snackable", arroja la toalla apenas 7 meses después de ver la luz.

quibiEl servicio de vídeo en streaming Quibi, que echó a andar hace 7 meses respaldado por multimillonarias inversiones, arroja la toalla. Sus fundadores Jeffrey Katzenberg y Meg Whitman anunciaron ayer su decisión de cesar las operaciones de la compañía y devolver a los inversores el dinero aún disponible desde que ésta hiciera su debut en el mercado.

Quibi salió del cascarón bajo la premisa de reunir bajo un único techo las producciones de Hollywood y la tecnología de Silicon Valley. Katzenberg estuvo en su día al frente de Disney Studios y Whitman fue presidenta y directora ejecutiva de eBay, cuyo éxito ayudó a propulsar.

Concebido con una suerte de Netflix en formato "snackable", Quibi nació con el objetivo de ofrecer a sus usuarios series y películas de entre 5 y 10 minutos de duración única y exclusivamente a través del smartphone.

Katzenberg ya culpó al coronavirus del tambaleante estreno de la plataforma en abril. Quibi quería erigirse en la plataforma de entretenimiento por excelencia en los desplazamientos de casa al trabajo y viceversa, pero la pandemia y el ubicuo teletrabajo truncaron sus planes iniciales.

Quibi había conseguido rodearse de un refulgente plantel de estrellas en su estreno

Quibi nació con 1.750 millones en concepto de inversiones a su vera. De esta cantidad quedan aún 350 millones, que serán reingresados a los inversores, según The Wall Street Journal. Entre los inversores de Quibi había pesos pesados de Hollywood como Disney o NBCUniversal.

Katzenberg y Whitman admiten que nunca se sabrá lamentablemente si la idea sobre la que estaba fundamentado Quibi no era lo suficientemente buena o simplemente el servicio salió del cascarón en el momento equivocado. "Sospechamos que es una combinación de ambos factores", dicen.

Pese a que Quibi consiguió atraer a golpe de talonario a "peces gordos" de Hollywood como Liam Hemsworth, Christophn Waltz, Sophie Turner, Andie McDowell, Anna Kendrick o Ashton Kutcher, lo cierto es que su refulgente plantel de estrellas no consiguió convencer a la gente de pagar por sus contenidos (4,99 dólares al mes).

Aunque su formato era radicalmente diferente al ofrecido por Netflix, Amazon Prime Video o Disney+, la competencia ejercida por semejantes titanes se lo puso muy difícil a Quibi, que incursionó en un mercado ya extraordinariamente concurrido.

Te recomendamos

Enamorando

Newsletter

Dendary

Smartclip

La Vaguada

Compartir