Medios

Rupert Murdoch se frota las manos ante el boicot de los anunciantes a Google

Rupert Murdoch se frota las manos ante el boicot de los anunciantes a Google

No es ningún secreto que Rupert Murdoch y su imperio mediático siempre han desafiado el dominio de Google en la industria publicitaria.

Ahora el magnate parece que se posiciona como una de las opciones entre los anunciantes tras los problemas que algunos han experimentado con el gigante de las búsquedas.

Hacemos referencia a la retirada de publicidad en las redes de Google y YouTube de grandes marcas como PepsiCo, FX Networks, Walmart o General Motors.

Estas (entre otras) han tomado esta decisión después de que sus anuncios apareciesen junto a contenidos ofensivos o relacionados con extremismos religiosos.

Rupert Murdoch cuenta con una participación de 10 millones de dólares en la compañía de tecnología publicitaria AppNexus, cuenta con la plataforma de vídeo Unruly y, en teoría, posee su propia red publicitaria. Una alternativa más transparente a lo que Google estaría ofreciendo a los anunciantes en estos momentos.

Sin embargo, los marketeros no cuentan en la mayoría de las ocasiones con conocimientos suficientes sobre el ecosistema de tecnología publicitaria.

Esto les lleva a no hacer las preguntas necesarias que podrían garantizarles su trabajo en entornos seguros. Esto podría estar cambiando.

El motivo, tal y como señalan acertadamente desde The Drum, reside en el revuelo mediático que se ha formado alrededor del caso Google.

Basta con echar un vistazo a la prensa internacional para encontrarnos con titulares como “Google permite vídeos antisemitas en YouTube”, o “Las marcas globales evitan a Google”.

Una situación que estaría llevando a algunas marcas a cuestionar el valor del gigante de las búsquedas como socio comercial. Una oportunidad que desde News Corp. y bajo los hilos de Murdoch no están dispuestos a dejar pasar.

Una de las figuras que ha cobrado relevancia en este sentido es Robert Thomson, chief executive officer de News Corp.

Una de sus ideas deja muy claro por qué ha sido la figura elegida para avivar las llamas contra Google: es un defensor de que las grandes plataformas tecnológicas son “plataformas para la piratería”.

“Estamos en una época en la que la integridad no tiene precio. Sin embargo, los distribuidores digitales han sido durante mucho tiempo plataformas para la falsificación, la imitación y la falacia erosionado la integridad del contenido socavando su procedencia”, afirmaba en un correo electrónico.

“En definitiva, los distribuidores de contenidos se están beneficiando a costa de los creadores sin apostar por la veracidad. Y, en el mercado de la publicidad, ha habido un despertar que desembocará en la necesidad de ajustar cuentas”.

Murdoch lleva demasiado tiempo deseando esta rebelión de anunciantes contra Google. Ya en 2009 se opuso fervientemente al intento de su rival de valorar cuantitativamente el contenido en vez de cualitativamente.

Parece dispuesto a sacar provecho de la situación e intentar abrir una brecha en el duopolio que ostentan en el mercado publicitario Google y Facebook.

El magnate ha hecho de este planteamiento su objetivo con la vista puesta en atraer la atención de los grandes anunciantes que han plantado cara a Google.

Durante la última edición de la Advertising Week Europe vimos como el duopolio de Google y Facebook ha comenzado a preocupar a parte del sector.

Hamish Nicklin, director de ingresos de The Guardian señalaba en el citado evento que “hay una diferencia significativa entre entornos de alta calidad como The Guardian o The Financial Times y Facebook”.

Son cada vez más las voces que indican que este duopolio ha hecho que agencias, marcas y editores se relajen. No son capaces de ver en muchas otras ocasiones el resto de opciones con las que cuentan.

Ahora Murdoch, más allá de la publicidad, está centrado en la oferta para adquirir la totalidad del grupo de televisión de pago Sky.

El magnate ya posee el 39% a través 21st Century Fox y desde hace bastante tiempo quiere el 100%. Una operación que está siendo analizada por los reguladores británicos de antimonopolio. ¿Conseguirá finalmente su objetivo?

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir