líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

¿Será capaz Playboy de sobrevivir sin mostrarlo todo?

playboyTras el anuncio de Playboy de dejar atrás su pasado pornográfico, muchos son los que dudan sobre la supervivencia de la revista que, sin su elemento distintivo pasaría a convertirse en una publicación más.

Durante 62 años la revista Playboy ha sido una de las publicaciones más reconocidas no solo por su peculiar manera de presentar a sus «conejitas» sino por ser la responsable de marcar un antes y un después en el mundo editorial y de un cambio cultural en la sociedad.

La decisión de no seguir apostando por el desnudo en sus páginas ha estado motivada por la facilidad con la que se puede acceder a pornografía a través de internet y es que, tal y como aseguraba el CEO de Playboy Scott Flanders, «ahora estás a un click de cualquier acto sexual que puedas imaginar y de manera gratuita».

Y los lectores parecen estar de acuerdo pues, a juzgar por los datos, la revista ha visto descender sus ventas un 23% en tan solo un año lo que significan unas pérdidas de 3 millones de dólares al año.

El objetivo de la publicación es dar un giro de 180 grados y ofrecer contenidos más cercanos a estilo de vida y entrevistas a personajes famosos, algo que ya venía haciendo durante su trayectoria en la que destacan biografías de escritores de la talla de Vladimir Nabokov, Haruki Murakami y Margaret Atwood y entrevistas a Jimmy Carter o Martin Luther King Jr. Sin embargo, aunque el desnudo integral será cosa del pasado, parece que la publicación seguirá mostrando «fotos seductoras de las mujeres más guapas del mundo».

Este lavado de cara ha generado un debate en el sector y es que, para los anunciantes supone una apertura por parte de la revista que podría atraer a un mayor espectro de marcas. «Tener fotografías de desnudos puede conllevar un estigma para una marca», asegura Petur Workman, vp of business developemnt en Phoenix Media Group.

Pero muchos otros advierten del peligro que puede suponer este gran cambio para una marca tan consolidada como Playboy pues «una vez has construido de manera exitosa una marca, es realmente complicado convertirse en algo diferente. Llevará algún tiempo transformar la marca en algo nuevo y relevante mientras trata de mantener la esencia original que la hace única».

Un camino largo y pedregoso es el que tiene por delante la publicación que deberá andar con pies de plomo para no decepcionar a sus más fieles lectores y a su vez atraer a nuevas audiencias. Pero hay una cosa en la que todos coinciden y es que, Playboy es una marca que representa mucho más que mujeres desnudas.

 

En la nueva era conectada tanto montan, montan tanto, las casas como los coches inteligentesAnteriorSigueinte¿Negocio a costa del racismo? YouTube incluye publicidad en los vídeos contra los refugiados

Noticias recomendadas