líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Si no hay lealtad del espectador de por medio, la televisión social pincha en hueso

La denominada televisión social, la fusión de la pequeña pantalla con las redes sociales, no siempre es tan eficaz como algunos creen. Es cierto que tiene una gran influencia en los telespectadores más fieles a un determinado programa de televisión, pero no tanta en aquellos que sólo ven el programa de manera esporádica. Así lo concluye al menos un reciente estudio llevado a cabo en Estados Unidos por CRE.

Teniendo en cuenta la escasa influencia de las redes sociales en la audiencia no fidelizada de un programa de televisión, la mejor manera de influir en los telespectadores sigue siendo el marketing offline, cuyo mejor paradigma son las tradicionales promos emitidas por las cadenas de televisión.

El informe de CRE pone de manifiesto que el marketing offline es 10 veces más eficaz que los social media a la hora de conectar con la audiencia no fidelizada de un programa de televisión.

En cambio, la clásica fórmula de las promos puede ser contraproducente cuando el público objetivo es la audiencia ya fidelizada de un programa de televisión. En este caso, es preferible la opción de los social media para intentar influir en la audiencia.

“Este estudio confirma que la gente no reacciona de manera tan exagerada como muchos creen a los social media”, explica Beth Rockwood, presidenta del departamento de social media de CRE. “La promoción adicional al margen de los social media sigue siendo necesaria”, recalca Rockwood.

 

Xavier Rius se embarca en una nueva etapa laboral, aunque seguirá como consejero en VideoplazaAnteriorSigueinteTres impresionantes ejemplos de cómo dar la vuelta a las palabras para prevenir el suicidio

Noticias recomendadas