líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

¿Terminará tocando techo Netflix?

Sin una nueva y ambiciosa estrategia a su vera Netflix se dormirá en los laureles

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

Para resistir los embistes de nuevos rivales como Disney y Apple y poder seguir creciendo Netflix deberá enarbolar la bandera de la calidad y concentrarse en sus series y películas de producción propia.

netflixEn los últimos años Netflix ha conseguido convertir en oro casi todo lo que ha tenido a bien tocar. De todos modos, y aunque pionero en el mercado del vídeo en streaming (actualmente mucho más concurrido), una punzante pregunta se cierne inevitablemente sobre Netflix: ¿hasta qué punto podrá seguir pegando el estirón?

Durante el tercer trimestre del año Netflix logró sumar a sus filas 6,8 millones de nuevos clientes. Esta cifra, aunque abultada y hasta cierto punto halagüeña, se quedó, no obstante, por debajo de las pronósticos iniciales de la propia compañía (cifrados en 7 millones de nuevos suscriptores).

Una cosa parece en todo caso clara. Si Netflix no mete ningún ingrediente nuevo en la coctelera, podría muy pronto tocar techo. Razón de más para colgarse del brazo de una nueva estrategia (y hacerlo además con urgencia).

La fórmula por que la que Netflix se ha regido hasta ahora es excepcionalmente sencilla. Cada nuevo suscriptor es portador de beneficios netos para la compañía (que no cuenta, al fin y al cabo, prácticamente con otra fuente de ingresos).

Subiendo sus tarifas e introduciendo anuncios en su plataforma Netflix espantaría probablemente a sus actuales clientes y cedería también terreno a la competencia.

Netflix tiene, por otra parte, un importantísimo caladero (no explotado) de nuevos clientes en el mercado chino. ¿El problema? Que allí la compañía de Los Gatos se enfrenta, por una parte, al fantasma de la censura, y por otra, a fortísimas diferencias culturales que parecen del todo insalvables. Por esta razón Netflix no está disponible a día de hoy en China.

La producción propia, el as que Netflix debería guardarse en la manga para poder seguir creciendo

A Netflix no le queda, por lo tanto, más remedio que mejorar en los mercados en los que ya opera actualmente y eso  solo puede conseguirlo mediante la oferta de contenidos.

Disney, Apple y otros «players» vienen pisando fuerte y dispuestos a hacer pupa al todopoderoso Netflix con tarifas sustancialmente más económicas que las del pionero en el universo de vídeo en streaming.

La empresa liderada por Reed Hastings deberá diferenciarse de sus nuevos y ruidosos competidores mediante su oferta de producciones propias. Y son esas producciones propias (y no otras) las que deberán centrar la nueva estrategia que Netflix necesita implementar con urgencia.

Que las producciones propias son la principal fortaleza de Netflix lo demuestran casos como el de la serie Stranger Things, cuya tercera temporada acumuló 64 millones de espectadores en apenas cuatro semanas y es ya la más exitosa de la saga de misterio.

Sin embargo, Netflix no puede permitirse el lujo de apoltronarse en sus propios éxitos, todo lo contrario.

La gente se suscribe a Netflix porque desea ser agasajada con contenido de calidad. Y si el contenido resulta decepcionante, no tiene prurito alguno en cancelar su suscripción.

Por esta razón Netflix necesita armarse hasta los dientes para producir mejor contenido y hacerlo a ser posible con un buen número de estrellas a su vera, a las que debería blindar mediante contratos exclusivos (carísimos, pero también efectivos a largo plazo).

Los responsables de Netflix deben dejar de contemplar su empresa como una mera plataforma y empezar a considerarla sobre todo y ante todo como una gran productora a escala global de series y películas.

 

Del exitoso 'Claro que sí, guapi' al cierre: Chicfy desaparece y pasa a formar parte de VintedAnteriorSigueinteEste experimento demuestra que los adolescentes son títeres a merced de la publicidad de comida basura

Contenido patrocinado