líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

¿Son de verdad las producciones originales la joya de la corona de Netflix?

Medios de comunicaciónNetflix The Crown producciones originales

¿Debe Netflix jugárselo todo a la carta de las producciones originales?

¿Son de verdad las producciones originales la joya de la corona de Netflix?

El amplísimo porfolio de Netflix va mucho más allá de las producciones originales y en su catálogo se abren paso también no pocas series y películas de terceros.

Netflix The Crown producciones originalesLas producciones originales son las que hace unos cuantos años otorgaron renombre a Netflix y le endilgaron el sambenito (totalmente merecido) de «love brand«. Sin embargo, los denominados Netflix Originals causan también abundantes hemorragias en las cuentas de la célebre plataforma de vídeo en streaming. En 2019 Netflix invirtió la friolera de 15.000 millones de dólares en producciones originales y en 2020 la inversión estará en torno a los 17.000 millones de dólares.

Así y todo, el amplísimo porfolio de Netflix va mucho más allá de las producciones originales y en su catálogo se abren paso también no pocas series y películas de terceros.

El fenomenal éxito de las producciones originales de Netflix se inició allá por el año 2013 con el lanzamiento de la serie House of Cards. Por aquel entonces la empresa de Los Gatos asumió un gran riesgo en una producción de muchos quilates, pero el riesgo mereció definitivamente la pena.

Desde 2018 Netflix ha añadido mensualmente a su porfolio alrededor de 150 series y películas de nueva hornada en Reino Unido, Alemania, Francia, Italia y España, según las cifras barajadas por Digital-i. Y las producciones originales superan a menudo en número (al menos en estos países) a las producciones de terceros. Son precisamente estas producciones las que atraen usuarios a Netflix, que a cambio debe lidiar, eso sí, con gastos absolutamente estratosféricos.

En 2020 ha habido, no obstante, una merma en la llegada de producciones originales a Netflix. En noviembre de 2010 el 47% de las series y películas de esta plataforma eran producciones originales o contenidos exclusivos. Sin embargo, en junio de este año la proporción cayó hasta el 30%.

Las producciones de terceros también resultan muy rentables para Netflix, en particular en mercados ya maduros

La caída es atribuible en parte a la crisis del coronavirus, que ha paralizada la filmación y posproducción de contenidos originales. Con todo, la mengua en la producción de series y películas originales podría estar también a merced de un viraje en la estrategia de Netflix, que no tiene por qué jugárselo todo a la carta de los Netflix Originals para ser realmente un servicio competitivo.

Aún es pronto para saber si los valores actuales regresarán a los niveles de 2019 o si el abrupto incremento en el número de suscriptores que Netflix ha experimentado en los últimos meses ha terminado demostrando que las producciones originales no son tan necesarias como a bote pronto pudiera parecer para atraer nuevos usuarios.

Durante los últimos meses, y al igual que muchos canales de televisión, Netflix compró de manera copiosa series y películas de terceros para así a atender el voraz apetito de contenido de la audiencia en tiempos de pandemia.

No debemos olvidar, por otra parte, que Netflix es una empresa en constante expansión y que gracias a esa expansión puede permitirse el lujo de invertir a manos llenas en producciones originales. El sureste asiático es hoy por hoy uno de los mercados emergente más importantes en términos de negocio para Netflix. Pero, ¿qué sucede cuando el crecimiento de la compañía se estanca en mercados que otrora tenían la vitola de emergentes? La respuesta a esta pregunta es simple. Netflix confía en la fidelidad de sus suscriptores (a los que contenta con producciones de terceros) y reserva sus producciones originales más costosas para los mercados en los que todavía está pegando el estirón.

En España e Italia, por ejemplo, el número de producciones de terceros goza actualmente de bastante menos peso que en otros países de su entorno como Reino Unido y Alemania. En el mercado español y el italiano ve contenidos de terceros en Netflix menos de la mitad de los usuarios. En Reino Unido y Alemania la proporción escala, en cambio, hasta el 60% (quizás también porque en estos mercados el crecimiento de Netflix ha tendido a empantanarse en los últimos años y la compañía ya no necesita tantas producciones originales a modo de cebo).

 

Marketing digital y diseño web: la estrategia exitosaAnteriorSigueinteLas audiencias de televisión en noviembre: Telecinco repite como cadena líder y La 1 firma el minuto de oro

Noticias recomendadas