Medios

La televisión egipcia da un (vergonzoso) ultimátum a 8 presentadoras con sobrepeso

tvEn la televisión parece haber una suerte de pacto no escrito, según el cual sólo las mujeres delgadas (y bien parecidas) tienen permiso para lucir palmito en la pequeña pantalla.

La "obesofobia" de la televisión no es novedad ni mucho menos, pero se ha convertido (una vez más) en noticia por haber llegado a un nuevo y vergonzoso nivel. La dirección de la televisión pública egipcia suspendió la semana pasada temporalmente a 8 presentadoras de programas informativos, a las que ha dado un plazo de un mes para adelgazar, conseguir "una apariencia adecuada" y poder ponerse de nuevo frente a las cámaras.

Lógicamente la decisión de la televisión pública egipcia, que no por casualidad ha pasado por alto los problemas con la báscula de sus presentadores masculinos, ha caído como una bomba y ha despertado el rechazo unánime de los grupos que defienden los derechos de las mujeres.

Safaa Hejazi, la directora de la Unión de Radio y Televisión Egipcia (ERTU), que ejerció también de presentadora en el ente público del país norteafricano hace unos años, asegura que el ultimátum impuesto a algunas de sus trabajadoras tiene como objetivo lograr una imagen “más moderna” a fin de ganar competitividad frente a otros canales del mundo árabe.

“Este es el comienzo de un plan para aplicar disciplina y restaurar la imagen de las cadenas”, argumenta Majdi Lasheen, uno de los directivos de ERTU, que asegura que es vital “prestar atención a la apariencia, incluido el peso corporal”.

Una de las afectadas por la inusitada medida adoptada por ERTU es Khadiga Khattab, una veterana periodista que presenta los viernes por la noche un programa de información cultural y social. A juicio de Khattab, la decisión de ERTU es “humillante y escandalosa”. “Creo que en realidad es un intento de quitarse de encima a los presentadores de éxito y retener a otros que presentan programas con falta de contenidos potentes”, afirma la presentadora en declaraciones al diario Al Watan.

Mi apariencia es problema mío, no suyo. Es una cosa privada y considero que mi físico es similar al de la mayoría de las egipcias”, recalca Khattab.

Por su parte, Eman Beibers, presidenta del Centro de Orientación y Sensibilización Jurídica de la Mujer, ha solicitado que se anule el ultimátum y se pidan disculpas a las afectadas, que seguirán cobrando, eso sí, durante el mes que permanezcan suspendidas de sus labores como presentadoras.

[fbcomments]
Te recomendamos

Cannes

Outbrain

el sol

A3media

FOA

Compartir