Medios

The Economist se apunta a Line para intentar seducir a los millennials de Asia

lineAunque en España y en otros mercados occidentales apenas tenga relevancia -en comparación con el resto de aplicaciones de mensajería-, Line es un peso muy pesado en Asia, donde cuenta con una media de 212 millones de usuarios mensuales.

Por este motivo, The Economist ha decidido unirse a la aplicación que nació en Japón como parte de su estrategia para llegar a nuevas audiencias en la región, especialmente a "un universo de lectores más jóvenes", explicó Denise Ley, uno de los editores de la publicación. "Line ofrece un público interesante al que no tenemos acceso".

Aunque nació como aplicación de mensajería, en realidad Line puede considerarse una red social, ya que las marcas cuentan con una página en la que pueden publicar lo que deseen, además de un canal de información directo con aquellos usuarios que se han amigos de la cuenta.

The Economist priorizará el contenido más atractivo visualmente, como caricaturas, citas y fotos de última hora, así como su portada semanal. En la página principal tienen previsto publicar entre cuatro y seis piezas al día, frente a las 25 que suelen publicar diariamente en Facebook, mientras que en el canal de notificaciones push publicarán dos a la semana.

El contenido compartido estará en inglés y se podrá acceder a él desde Estados Unidos, Canadá, Turquía, Arabia Saudí, Birmania, Corea, Hong Kong, Reino Unido, Camboya y Pakistán. En el futuro esperan utilizar la plataforma también para realizar sesiones de preguntas y respuestas con sus periodistas.

La publicación promocionará esta nueva cuenta a través de sus diferentes canales sociales, como Facebook y Twitter, donde tienen 6,3 y 12,5 millones de seguidores, respectivamente.

El movimiento de The Economist llega solo unos meses después de que el medio decidiera aumentar su apuesta por las redes sociales, un paso lógico, puesto que según el medio, entre una cuarta y una tercera parte de su tráfico actual proviene de las redes. Además de contar con un equipo de 10 personas dedicado exclusivamente a la distribución de contenidos, en diciembre se apuntaron a la iniciativa Instant Articles de Facebook.

The Economist no es el primer medio de comunicación que da el salto a Line -tanto la BBC como The Wall Street Journal están presentes en la aplicación desde hace meses- ni tampoco el primero que explora nuevos caminos en el terreno de la mensajería. Por ejemplo, el alemán Bild recientemente lo hizo con Facebook Messenger, mientras que The Guardian ha estado experimentando con WhatsApp.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir