Medios

'The New York Times': cuatro meses con hackers chinos en los talones

Durante cuatro meses hackers de origen chino han tenido acceso ilimitado a la red, los ordenadores y los emails de The New York Times. Así lo asegura el propio diario neoyorkino. Los ataques comenzaron al parecer en octubre del año pasado, cuando The New York Times publicó una información sobre la fortuna de la familia del primer ministro chino, Wen Jiabao. De acuerdo con la publicación, Wen y sus parientes más directos han acumulado durante los últimos años una fortuna de al menos 2.700 millones de dólares.

El ejecutivo chino ya advirtió en su día al rotativo neoyorkino de que la publicación de las informaciones sobre la fortuna personal de Wen “tendría sus consecuencias” si éstas veían finalmente la luz. En vista de la amenaza, The New York Times encargó al operador de telecomunicaciones AT&T y a la empresa de seguridad Mandiant que vigilaran la red del periódico en búsqueda de posibles irregularidades. Cuando el 25 de octubre el controvertido artículo veía por fin la luz, saltaron las alarmas en The New York Times.

La manera en que los hackers tuvieron acceso a los sistemas del diario no está aún clara. Los expertos sospechan que los hackers podrían haber enviado emails manipulados a los trabajadores del periódico. Tales mensajes contendrían software atacante que se habría instalado automáticamente en el ordenador del receptor al hacer clic sobre ellos.

Los hackers chinos habrían tenido acceso, por lo tanto, a los datos de acceso y las contraseñas de un total de 53 trabajadores. Eso sí, en ningún momento accedieron a la base de datos de clientes de The New York Times, subraya el diario.

Cuando el diario neoyorkino detectó los ataques, informó de ellos al FBI, pero optó por no tomar medidas de inmediato para cortarlos de raíz, por lo que los hackers siguieron teniendo acceso a la red del diario durante varios meses. The New York Times habría tomado esta decisión por temor a que una acción precipitada no fuera capaz de aislar todos los peligros.

Los especialistas en informática de The New York Times, junto a expertos de la empresa de seguridad Mandiant, observaron de cerca la red del periódico y protocolizaron todos los errores de seguridad antes de cambiar los ordenadores atacados y sellar las grietas de seguridad.

Por otra parte, no hay pruebas contundentes de que tales ataques procedieran efectivamente del gobierno chino, pero según AT&T éstos guardan similitud con anteriores ataques informáticos perpetrados supuestamente por militares chinos. Además, el primer acceso de los hackers a la red de The New York Times se producía habitualmente a las 8 de la mañana (hora china) y terminaba cuando suele ser habitual que finaliza el horario laboral en el gigante asiático.

A pesar de haber tenido acceso ilimitado al diario durante cuatro meses, lo cierto es que los hackers no causaron apenas ningún daño a la red de The New York Times. Su principal objetivo era, al parecer, la cuenta de correo electrónico de David Barboza, director de la oficina de The New York Times en Shanghai. Barboza fue quien hizo pública la información sobre la fortuna del primer ministro chino y los hackers habrían espiado su email en busca de posibles informantes, una tarea infructuosa, pues tal y como Barboza deja claro en su artículo, las fuentes utilizadas son todas de acceso público a través de las Cámara de Comercio e Industria de China.

Te recomendamos
En otras webs

reportaje atresmedia

Atresmedia

Highway to Sales

beon

Reportaje Manifiesto

Compartir