Medios

The New Yorker: cómo seguir siendo una referencia del papel en un océano digital

ny 300En los últimos tiempos, la evolución de las tecnologías, la aparición de nuevas herramientas y dispositivos y los cambios en los hábitos del consumidor han dado lugar a la muerte de numerosos medios o, al menos, a la conversión digital de la mayoría.

Ante un panorama dominado por la fugacidad, la inmediatez y las palabras efímeras en el periodismo no es fácil mantener una identidad, un reconocimiento, y a la vez adaptarse a la evolución de la sociedad. Sin embargo, The New Yorker sigue en pie y a su 90 años los premios a la excelencia no dejan de llegarle, y eso que sigue editándose en papel.

Para David Remnick, editor de la famosa revista, el secreto para sobrevivir en la industria actual reside en abrazar la tecnología pero sin dejar que sea la que defina el medio.

En el año 2001, el editor fue uno de los primeros en apostar por el modelo del paywall, mucho antes de que se comprobase su viabilidad y argumentaba esta decisión en que esto haría posible un "negocio sano, ser fieles a nosotros mismos".

Aunque esta estrategia no dio buenos resultados en sus comienzos, sí comenzó a funcionar cuando se llevaron a cabo algunos cambios como ofrecer 6 artículos al mes gratis.

Actualmente la web de la revista ha aumentado un 61% su base de suscriptores y obtiene 13 millones de visitas únicas mensualmente, de las cuales buena parte pertenecen a la generación millennial.

De esta manera, The New Yorker pretende hacerse con los lectores más jóvenes a través de su estrategia digital basada en un modelo mixto. "Creemos que el modelo anterior no estaba mostrando a los lectores potenciales la variedad de historias y temas que tiene la revista".

Para lograr llegar a una audiencia más amplia ha puesto en marcha también una campaña de publicidad que se aleja de la imagen de revista elitista que siempre ha reflejado y en la que se muestra a gente en la playa y el metro leyendo The New Yorker acompañada por el eslogan "Where things get interesting" (donde las cosas se ponen interesantes).

New-Yorker-ads

Además, en esta campaña se incluyen otras acciones en programas de radio y podcasts o spots en vídeo. Aunque Remnick asegura que estos esfuerzos también tratan de preservar la esencia de la revista y explica que los estándares de la revista se mantendrán en todas las plataformas.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir