Medios

"The Washington Post": cuando el periodismo se mira en el espejo de Amazon

The Washington PostCuando en agosto de 2013 Jeff Bezos, CEO y fundador de Amazon, desembolsó 250 millones de dólares para comprar The Washington Post, fueron muchos los que se devanaron los sesos intentando encontrar una explicación a una adquisición a todas luces "extravagante". A muchos el que fuera antaño buque insignia del periodismo estadounidense, "cuna" de grandes reporteros como Ben Bradlee y de "pelotazos" como el celebérrimo Watergate, y el gigante del comercio electrónico Amazon se les antojaba una extraña pareja.

Sin embargo, poco a poco esta extraña pareja va cobrando cada vez más sentido. Por lo pronto la app del legendario diario estadounidense aterrizará en todos los dispositivos de lectura de Amazon. Y no sólo eso. The Washington Post quiere convertirse en proveedor de software. Según informa Financial Times, el diario norteamericano está dispuesto a comercializar el software desarrollado para su propia edición online y ponerlo en manos de terceros a cambio de una cuota. De hecho, algunos diarios regionales y estudiantiles ya utilizan el software del rotativo estadounidense.

La voluntad de Jeff Bezos al frente de The Washington Post es poner el periodismo al servicio de Amazon. Bajo su batuta un equipo de 20 ingenieros de software se ha incorporado al diario estadounidense. Y tales ingenieros han desarrollado recientemente un servicio bautizado con el nombre de “Clavis” que recomienda artículos tomando como base una serie de palabras clave. En realidad este servicio está hecho a imagen y semejanza del famoso algoritmo de recomendación de productos de Amazon.

Por otra parte, The Washington Post ha puesto en marcha un programa que permite que los abonados de determinados diarios locales y regionales puedan tener acceso gratuito a la edición online de la cabecera de Jeff Bezos. Este programa es de especial relevancia para dar fuelle a la plataforma “Brand Connect”, que permite a las empresas ofrecer contenido patrocinado en The Washington Post. Actualmente participan en “Brand Connect” grandes empresas como Mercedes-Benz, Siemens y Bayer, que gracias al nuevo algoritmo de esta plataforma pueden hacer llegar sus contenidos a lectores realmente interesados en sus posts patrocinados. A los lectores que muestran, por ejemplo, un inusitado interés por temas del sector automovilístico se les confronta con posts patrocinados por Mercedes-Benz.

El espejo en el que se mira The Washington Post no es otro que su nuevo dueño: el todopoderoso Amazon. Se trata de ofrecer al lector recomendaciones basadas en sus propios intereses personales. El diario norteamericano vincula los datos del navegador del lector con datos de terceros para mostrarle así artículos hechos a medida. ¿El objetivo? Atrapar la atención del lector. Como su “madre” Amazon, The Washington Post quiere convertir el conocimiento del lector en el eje central de su negocio.

Los algoritmos de recomendaciones no son, de todos modos, noveles en el universo del periodismo. The New York Times los utiliza ya desde bastante tiempo con el objetivo de ofrecer una mejor experiencia al lector. Y su estrategia tiene sentido, mucho sentido. “Los diarios que  no se toman la molestia de conocer a su público están condenados a la extinción”, asegura el especialista en medios Ken Doctor.

¿El problema? Que en el nuevo y remozado The Washington Post los artículos periodísticos se compran y se venden como si fueran mercancías. Si una marca quiere hacerse hueco en la sección de opinión del diario de Jeff Bezos, sólo tiene que pagar. Antaño lograban abrirse paso en esta sección única y exclusivamente artículos de primera clase periodística. ¿Se están dejando The Washington Post la calidad periodística por el camino en su afán por no ahogarse en las procelosas aguas de la digitalización? La icónica cabecera asegura que no, pero sólo el tiempo será capaz de dar cumplida respuesta a esta pregunta.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir