Medios

Trump reabre la guerra contra los medios a pesar de su "alto el fuego"

trumpTrump contra el mundo. Este podría ser el resumen de la trayectoria, no solo política sino también como personaje público del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump. Y es que el multimillonario siempre se ha caracterizado por su irreverencia, prepotencia y su afilada lengua.

Claro que, aplicando siempre la ley del embudo. Es decir, Trump puede insultar, humillar o realizar falsas acusaciones sobre cualquier persona pero cuando el blanco es él, la situación es bien distinta.

A lo largo de su campaña electoral, no se cansó de acusar a los medios de comunicación de publicar noticias falsas, sesgadas y de hacer un complot en su contra, desprestigiando su imagen.

Una excusa más ante el escaso apoyo que recibió de los diarios norteamericanos la mayoría de los cuales pidieron el voto para su rival, la demócrata Hillary Clinton. Solo 6 hicieron campaña en favor del magnate aunque su escala fuese tan solo local.

Aun así, y por increíble que parezca, Trump se hizo con la presidencia del gobierno estadounidense sin contar con el favor de los medios y como experto en el "donde dije digo digo Diego" que es ahora parece dispuesto a firmar la paz.

Y no es del todo mala idea pues, le sería muy complicado gobernar con los medios de comunicación en su contra. Es por ello que a lo largo de los últimos días, Trump ha tenido encuentros con algunos de sus detractores, aunque no sin polémica.

Una de las guerras más cruentas del magnate contra la prensa la libra contra The New York Times, diario nacional sobre el que ha vertido todo tipo de acusaciones y con el que parece que seguirá sin entenderse.

Al menos así lo demuestra el último desencuentro que han tenido. Tras reunirse con las principales cadenas de televisión del país este lunes, en un movimiento denominado por la directora de campaña de Trump como un "botón de reinicio" y calificó la conversación de "productiva, franca y honesta", tenía previsto también una reunión con el Times.

Sin embargo, la anulación de esta cita por parte de Trump, aludiendo como motivo un cambio de condiciones por parte de los periodistas quienes posteriormente lo negaron, desató un intercambio de tuits.

Así, el magnate escribía "Tal vez se organice una nueva reunión con el New York Times. Mientras tanto, continúan cubriendo noticias sobre mí de forma inexacta y con un tono desagradable".

Incluso el medio Breitbart News, quiso entrar en la disputa para sacar la cara por el nuevo presidente acusando al New York Times de "vender noticias falsas para ocultar la hambruna de 1,5 millones de personas en la URSS".

Finalmente la reunión tuvo lugar y, aunque la actitud de Trump para limar asperezas le llevó a denominar al diario como "una joya americana", teniendo en cuenta el currículum de declaraciones públicas del millonario, parece bastante obvio que la paz le costará mucho más que un par de halagos.

Pero no solo los diarios son la pesadilla de Trump y es que su guerra contra los medios también incluye a las televisiones. Su última crítica la lanzó hace unos días contra el famoso programa de humor Saturday Night Live, en el que el actor Alec Baldwin hizo un sketch imitando al magnate que éste calificó de "poco objetivo, posicionado y nada gracioso".

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir