Medios

TVE sin publicidad, ¿una televisión más europea?

Desde el pasado viernes, TVE es la segunda televisión europea que no sufraga sus gastos mediante publicidad. A partir del 1 de enero, la cadena se financia con una aportación del Estado, el 80% del rendimiento de la tasa por el uso del espacio radioeléctrico; el 0,9% de los ingresos brutos de explotación de los operadores de telecomunicaciones, el 3% de sus ingresos de los concesionarios o prestadores del servicio de televisión en abierto y el 1,5% de las cadenas de pago. Un sistema de financiación que está bajo la lupa europea.

Con un sistema de financiación distinto, la BBC británica, líder de audiencia sin necesidad de anuncios, parece ser el paradigma de lo que una televisión pública debiera ser. La cadena ha resistido en sus ocho décadas de historia las presiones de gobiernos laboristas y conservadores, con una credibilidad que, en momentos de crisis, la sitúa ante la ciudadanía como una fuente más que fiable. Se financia a través de un canon obligatorio, que se aplica por la tenencia de una televisión.

Según Expansión, el coste de este impuesto ronda los 175 euros anuales por familia, Además, Reino Unido cuenta con un canal público con publicidad, Channel 4, organismo sin ánimo de lucro con un límite máximo de 12 minutos por hora de emisión.

Por su parte, Francia inició hace un año su particular cruzada contra la publicidad en las cuatro cadenas del Estado. En enero de 2009, la televisión pública francesa dejó de emitir anuncios en el horario prime time como medida preliminar antes de que en 2012 se produzca el apagón total. La reducción de los ingresos, estimada en 380 millones de euros anuales, debe ser compensada por una tasa del 0,9% sobre la cifra de negocio de los operadores de telefonía móvil e Internet, además de destinar un 1,5% de los ingresos publicitarios de las cadenas privadas.

Los dos entes públicos alemanes, la ZDF y la ARD –una corporación de 10 cadenas y similar al sistema de teles autonómicas español–, tienen estipulado por ley un promedio anual de 20 minutos diarios de publicidad. Los spots están prohibidos a partir de las ocho de la tarde, los domingos y los festivos. Existen dos canales, ARD-3 y Kinder Kanal, que no emiten anuncios. El canon para financiar estos entes ronda los 200 euros anuales por familia.

La normativa que rige la televisión pública italiana marca el máximo establecido en Europa: 12 minutos de publicidad por hora de emisión, aunque permite superar este máximo en un 2%, si se recorta en la hora siguiente. La financiación de RAI Uno y RAI Due se reparte entre un canon (que cubre el 50%), un convenio con el Estado (3%), la publicidad directa (44%) y otras fórmulas (3%), como la venta de programas. El canon se sitúa en unos 92 euros anuales por familia.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir