Medios

Un viaje a la televisión del futuro

El disputado mercado televisivo podría contar en breve con un nuevo actor: Microsoft. El gigante del software habría iniciado conversaciones con varias empresas de medios para lanzar un servicio de televisión de pago a finales de 2011, según informa la agencia Reuters. Si Microsoft se adentra finalmente en la jungla televisiva, vendría a confirmarse una tendencia que va ganando poco a poco terreno. Después de muchos años de coexistencia, la televisión y la web comienzan a fusionarse en un nuevo y revolucionario concepto. ¿Cómo será la televisión fruto de esta fusión? ¿Cómo llegará al telespectador? Y, ¿quién está detrás de ella? El portal Meedia trata de dar respuesta a todas estas preguntas y se aventura a realizar un pronóstico sobre la televisión del futuro.

El negocio televisivo contará en los próximos años con tres tipos de actores:

1. Las cadenas de televisión: Los televisores no serán ya el único canal de difusión de de los canales tradicionales, que mirarán cada vez más a internet. En la red de redes, tanto las cadenas de pago como las gratuitas contarán con amplias videotecas con toda su programación a disposición del telespectador.

2. Las empresas de software: Este tipo de compañías no competirá directamente con las cadenas de televisión con sus contenidos, sino con sus videotecas. En el caso de Apple TV, concebida fundamentalmente como un dispositivo técnico que posibilita al usuario la reproducción de contenidos procedentes de iTunes –la videoteca de la empresa de la manzana–. La ventaja de este tipo de servicios es que el telespectador no tendrá que comprar un DVD para ver, por ejemplo, una película, sino que la podrá ver directamente en streaming.

3. Los proveedores de internet: Para ver la televisión del futuro, no serán necesarios ni cables ni antenas. Bastará con una conexión a internet para ver contenidos tanto de las cadenas de televisión en abierto como de los canales de pago.

Hacia la televisión híbrida

El futuro inmediato de la televisión estará marcado por un formato: el HbbTV. Este estándar posibilita que el lenguaje HTML y la tecnología televisiva puedan integrarse de manera conjunta en los aparatos receptores de televisión. En realidad, el HbbTV sería una especie de teletexto en formato vídeo.

A trasladar el lenguaje HTML a los televisores, las posibilidades de interacción para el telespectador se multiplican. Por ejemplo, si estamos viendo un programa de cocina, podremos acceder a la receta del plato que aparece en pantalla pulsando simplemente un botón y comprar incluso los ingredientes para prepararlo por internet. En el primer trimestre de 2011, saldrán al mercado los primeros televisores equipados con el formato HbbTV.

Internet y televisión van de la mano

Al margen de la oferta de las tradicionales canales de televisión, no hay duda de que el futuro la denominada “televisión híbrida” experimentará un boom, que no hay hecho sino empezar. Un ejemplo de este boom es Google TV, que trae a la pequeña pantalla no sólo los programas favoritos del usuario al televisor, sino también aplicaciones para ver vídeos en plataformas como YouTube, Vimeo o Hulu o acceder a estadísticas sobre nuestro equipo de fútbol preferido, por ejemplo. El principal atractivo del servicio televisivo de Google reside en que el telespectador adquiere plenos poderes para convertirse en programador de su propia parrilla televisiva. Sin embargo, la “vieja guardia” televisiva no está dispuesta a ceder tales poderes así como así, y en Estados Unidos, donde Google TV echó a andar hace apenas dos meses, la televisión del gigante de internet se ha topado ya con el bloqueo de ABC, CBS, NBC, Fox y Viacom.

Contenidos especializados

Dejando a un lado la técnica y los distintos actores del panorama televisivo del futuro, ¿cómo serán los contenidos de la televisión de los próximos años? Serán fundamentalmente contenidos especializados dirigidos a públicos específicos. Así lo demuestra el reciente acuerdo sellado por el portal de vídeos Sevenload y el fabricante de televisores Sony. Sevenload ha diseñado para los receptores LCD Bravia de Sony una oferta de vídeo articulada en torno a seis géneros: la música, el entretenimiento, la comedia, los deportes, los juegos y contenidos para niños.

¿La conclusión?

Tras rastrear los posibles caminos por los que la televisión discurrirá en los próximos años, la principal conclusión es que los contenidos, la técnica y los canales tenderán a fusionarse cada vez más en el futuro. La frontera entre los canales de televisión tradicionales y los proveedores de contenidos como Apple, Google o Sony se desdibujará. El telespectador querrá televisores para acceder a la programación de ABC, NBC o Fox, pero también a aplicaciones, a canales de televisión online, a películas y a contenidos propios. Es decir, la televisión no será sólo televisión. Y los televisores no serán simple y únicamente televisores.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir