Medios

UNA VERSIÓN LIGHT DE "LOS SOPRANO" TRATA DE NO AHUYENTAR A LOS ANUNCIANTES

La cadena generalista estadounidense A&E emitirá una versión descafeinada de la exitosa serie “Los Soprano” al considerar que el original -emitido en la cadena de pago HBO – escandalizaría a su audiencia y ahuyentaría a sus anunciantes.

En realidad, A&E es una cadena por cable y, por tanto, no sujeta a los códigos de regulación de contenidos de la Comisión Federal de Comunicaciones. Esto supone que en sus series puede haber tacos y desnudos, pero en este caso la propia cadena ha realizado voluntariamente una cirugía censora en la carismática serie de mafiosos, para que los anunciantes que han comprado espacios en las pausas publicitarias no se espanten.

En esta versión light de Los Soprano, la cadena ha contado con la colaboración de su creador, David Chase, que se ha molestado en rodar escenas alternativas en cada una de las seis temporadas que lleva en antena.

No habrá tacos ni tampoco desnudos, aunque el nivel de sangre permitido es algo más elevado, casi idéntico al original. De hecho los cambios en este sentido los cambios son sutiles y fugaces. Los planos suprimidos, según la cadena, no suman más de 30 segundos por episodio. Aunque, dado que el elemento más perturbador de la serie es la anticipación de la violencia, es difícil saber qué tipo de anunciantes querrán interrumpir ese proceso para vender su producto.

En la puja por hacerse con los derechos de la familia mafiosa de Nueva Jersey, A&E hizo a la HBO una oferta que no podían rechazar, nada menos que 2,5 millones de dólares por cada episodio en abierto, que tendrá 85 episodios cuando la serie concluya. En total, más de 200 millones de dólares, el precio más alto pagado para una reposición en Estados Unidos.HBO, consciente de que esta serie es un diamante imposible de replicar, se esmeró desde la primera temporada en que la serie pudiera ser filtrada, trasladada y vendida a la televisión en abierto. Según Abbe Raven, presidenta de A&E, la cadena HBO “nos facilitó una edición a la medida de nuestro modelo”.

Los analistas no entienden si semejante desembolso es rentable para una serie que, además, está disponible al completo en DVD. En su emisión en abierto, Sexo en Nueva York logró unas cifras saludables de audiencia -en torno a 10 millones de espectadores-, pero la TBS reconoce que muchos anunciantes se negaron a comprar espacios hasta que comprobaron que la versión emitida estaba “limpia”.

Te recomendamos
En otras webs
Compartir