Medios

VACAS FLACAS PARA PRISA Y EL PAÍS

El grupo PRISA se enfrenta a deudas millonarias. Para evitar consecuencias desastrosas, el grupo de medios de comunicación ha iniciado recortes que afectan incluso a su buque insignia, el diario El País.

Sólo hay que llegar al quiosco para ver las evidencias de la crisis: las ediciones de los periódicos son tan gruesas como las de los días flojos de verano. El País no es menos: el diario ha sufrido pérdidas del 20% de sus ingresos publicitarios desde principios de año. Será la primera vez en 32 años que el diario quede en números rojos.

La plantilla de 1.200 empleados de El País ya se ha reducido en 70 personas a las que se ha prejubilado, 20 de las cuales eran redactores y redactoras. Pero según informa el diario alemán Tageszeitung (TAZ), hay una lista de 100 redactores veteranos que tendrán que dejar la redacción. Además, los presupuestos para las redacciones son cada vez más reducidos, prosigue el diario, los periodistas viajan menos y se compran menos artículos de terceros. Además, se está presionando a los autores externos que colaboran con el periódico para que firmen contratos en los que en lugar de por colaboraciones, el periódico pagaría una suma fija; su salario mensual se encontraría muy por debajo de lo que cobraban hasta ahora, según TAZ.

La opinión dentro del medio, según cita el diario TAZ, es que “todo el grupo (PRISA) está explotando la gallina de los huevos de oro”. Fuentes no citadas critican que el grupo esté dando importancia a su presencia en televisión en vez de centrarse en sus áreas claves y que están funcionando bien: la prensa, radio y editoriales.

El grupo PRISA ha confesado tener una deuda de 5.000 millones de euros y sus acciones han perdido el 80% de su valor a lo largo del año 2008. De este modo, la deuda triplica el valor en bolsa de PRISA. Los gastos del grupo se reducirán un 5% “sin afectar a la calidad de los productos” y a pesar de que el grupo todavía obtendrá beneficios este año, según Juan Luís Cebrián, actual consejero delegado del grupo. Además el grupo realizará “desinversiones” y cerrará o venderá las áreas de negocio menos rentables. Este ha sido el caso de la cadena de televisiones locales Localia.

Otro de los problemas de PRISA es Digital+, que no pasa de los dos millones de abonados desde hace años y sobrevive gracias a las emisiones futbolísticas. La pugna por su adquisición está enfrentando a los posibles compradores, Telefónica y Vivendi, a la cúpula del grupo, que pide 2.800 millones de euros cuando, según la prensa especializada, el grupo entero no llega a valer 1.500 millones de euros.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir