líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Vídeos de un portal porno se cuelan a la chita callando en webs como The Washington Post

Medios de comunicaciónEl porno irrumpió la semana pasada sin previo aviso en The Washington Post y otros medios

El porno se abre paso en The Washington Post y otros medios

Vídeos de un portal porno se cuelan a la chita callando en webs como The Washington Post

El pasado jueves varios vídeos de naturaleza pornográfica se abrieron paso en las webs de medios prestigiosos (y poco dados a este tipo de extravagancias) como The Washington Post y New York Magazine.

El pasado jueves varios vídeos de naturaleza pornográfica se abrieron paso en las webs de medios prestigiosos (y poco dados a este tipo de extravagancias) como The Washington Post y New York Magazine.

Al parecer, y tal y como recoge Motherboard, la «resurrección» del viejo servicio de vídeo Vidme estaría detrás de tan notorio «faux paux».

La presencia en The Washington Post y otros medios serios de vídeos pornográficos fue detectada en primer lugar algunos usuarios de Twitter. Insertos en un gran caja de color negro los vídeos de marras estaban disponibles para su visionado desde tan reputados medios online.

atlantablackstar.com

Sin embargo, los vídeos eran solo accesibles desde artículos antiguos con muy pocas probabilidades de ser visitados a día de hoy por los internautas.

Pero, ¿por qué de repente se abrieron paso vídeos de corte pornográfico en The Washtington Post y compañía? En los artículos afectados había insertados vídeos de Vidme, una plataforma de vídeo que cerró sus puertas a finales de 2017. Y el portal de pornografía online 5 Star Porn HD se habría hecho con el viejo dominio de Vidme y por esta razón sus contenidos para adultos terminaron recalando en las webs de The Washington Post y otros diarios.

Los medios afectados reaccionaron con celeridad a semejante dislate y retiraron rápidamente los vídeos de sus artículos.

El truco del que fueron víctimas The Washington Post y otros medios no es nuevo en modo alguno: empresas de naturaleza dudosa (e incluso con lazos con el mundo del crimen) toman el control sobre viejos dominios o proyectos enteros de software con el último objetivo de desplegar publicidad controvertida e incluso distribuir malware.

 

Patricia Sierra, nueva Integrated Client Lead de Procter & Gamble en CARATAnteriorSigueinteRuavieja se alía con Glovo para contar una emotiva historia a través de este anuncio

Noticias recomendadas