líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Contrato

Pacto o convenio, oral o escrito, entre dos o más partes por el que se establecen una serie de derechos y obligaciones entre las partes contratantes. El contrato de ejecución es el documento que liga al anunciante con la agencia y por el cual ésta se compromete a la creación, producción y/o difusión de la campaña de comunicación a cambio de una remuneración por sus servicios. Mientras que el denominado contrato de difusión es el que se celebra entre el anunciante, agencia o central de compras y el medio encargado de difundir los mensajes.

¿Para qué sirve un contrato?

  • Establece Acuerdos Claros: un contrato define claramente los términos del acuerdo entre las partes, incluyendo sus derechos, obligaciones y responsabilidades. Esto ayuda a evitar malentendidos o disputas sobre lo que se acordó.
  • Proporciona Seguridad Jurídica: al ser un documento legalmente vinculante, un contrato ofrece seguridad jurídica a las partes involucradas. Si una de las partes no cumple con sus obligaciones, la otra parte puede buscar remedios legales.
  • Reduce Riesgos: al especificar los términos y condiciones, un contrato ayuda a reducir los riesgos asociados con las transacciones comerciales y personales.
  • Facilitar la planificación y ejecución: con los contratos, las partes pueden planificar y cumplir con sus obligaciones con confianza, sabiendo claramente qué sucederá y cuándo sucederá.
  • Establecer disposiciones de rescisión: un contrato a menudo incluye disposiciones que especifican cómo y cuándo se rescindirá el acuerdo, proporcionando así un camino claro para terminar o disolver la relación.
  • Regulación de las transacciones comerciales: en el mundo empresarial, los contratos son esenciales para regular las ventas, los servicios, el empleo, el arrendamiento y muchas otras transacciones comerciales.
  • Protección de la propiedad intelectual y confidencialidad: los contratos pueden incluir disposiciones que protejan la propiedad intelectual, los secretos comerciales y la información confidencial.
  • Facilitar el comercio y las relaciones internacionales: en el comercio internacional, los contratos son esenciales para gestionar la complejidad de las leyes y regulaciones de los diferentes países.
  • Establecimiento de las consecuencias del incumplimiento: al establecer las consecuencias del incumplimiento, el contrato evita que las partes incumplan sus obligaciones.
  • Sirve como documento histórico: un contrato sirve como registro documentado de un acuerdo, que puede ser útil para referencia futura o en situaciones legales.

Características de un contrato

  • Consentimiento mutuo (oferta y aceptación): un contrato se forma por una oferta de una parte y una aceptación por la otra. Este consentimiento debe ser inequívoco, voluntario y libre de defectos (como error, fraude, coacción o influencia indebida).
  • Capacidad jurídica de las partes: las partes que celebran un contrato deben tener capacidad jurídica para ello. Por lo general, esto significa que deben ser mayores de edad (según la jurisdicción) y mentalmente competentes para comprender el contrato.
  • Contraprestación: debe haber contraprestación, es decir, se intercambia algo de valor entre las partes. Puede ser dinero, bienes, servicios o una promesa de hacer o no hacer algo.
  • Objeto jurídico y exigible: el objeto del contrato debe ser jurídico y exigible. Es nulo el contrato para realizar una actividad ilegal o imposible.
  • Intención de crear relaciones jurídicas: las partes deben tener la intención de que su acuerdo sea jurídicamente vinculante. En algunos contextos, como en los acuerdos familiares, se puede argumentar que tal intención no existe.
  • Términos claros y precisos: los términos del contrato deben ser claros y precisos para que las obligaciones y derechos de cada parte sean fáciles de entender y aplicar.
  • Forma Normativa: algunos contratos deben seguir ciertas formalidades para ser válidos, como estar escritos, firmados o incluso registrados, dependiendo del tipo de contrato y jurisdicción.
  • Falta de Consentimiento Víctima: como se mencionó, el consentimiento no debe estar viciado por error, fraude, coacción o influencia indebida.
  • Legalidad: las partes deben tener el derecho y la autoridad para celebrar un contrato. Por ejemplo, una persona no puede vender legalmente una propiedad que no le pertenece.
  • Ejecución: los términos del contrato deben ser tales que puedan ejecutarse. Si un contrato exige lo imposible, puede considerarse nulo.

Tipos de contratos

  • Bilateral: Ambas partes hacen promesas. Por ejemplo, en un contrato de compraventa, una parte se compromete a entregar la mercancía y la otra a pagar.
  • Unilateral: una parte promete hacer algo a cambio de una acción específica por parte de la otra parte. Por ejemplo, se otorga una recompensa por devolver un artículo perdido.
  • Escrito: el acuerdo se realiza por escrito y suele estar firmado por todas las partes.
  • Verbal: basado en promesas verbales y orales de las partes. Aunque muchos contratos orales son legalmente vinculantes, ciertos tipos de contratos deben redactarse por escrito para que sean ejecutables.
  • Exprés: los términos del contrato se establecen de forma clara e inequívoca, ya sea oralmente o por escrito.
  • Implícito: Inferido de las acciones, conducta o circunstancias de las partes, en lugar de expresado directamente.
  • Ejecución inmediata: los términos del contrato se ejecutan inmediatamente después de la firma del contrato.
  • Cumplimiento diferido: los términos del contrato se cumplirán en el futuro.
  • Conmutativos: los beneficios de ambas partes son ciertos y determinados desde el inicio del contrato.
  • Contingente: la obligación de una o ambas partes depende de un hecho incierto, como en el caso de los seguros.
  • Contrato de compraventa: acuerdo en el que una parte acuerda transferir la propiedad de bienes o servicios a otra parte a cambio de un precio monetario.
  • Contrato de servicio: una parte acepta realizar servicios a cambio de una compensación. Esto incluye contratos de trabajo, contratos profesionales, etc.
  • Arrendamiento: una parte (el arrendador) permite a otra parte (el arrendatario) usar el activo por un período de tiempo específico a cambio de un pago periódico.
  • Acuerdo de asociación: un acuerdo en el que dos o más partes acuerdan cooperar en un negocio o proyecto compartiendo ganancias, pérdidas y control.
  • Acuerdo de licencia: un acuerdo en el que una parte (licenciante) autoriza a otra parte (licenciatario) a utilizar propiedad intelectual bajo condiciones específicas.
  • Contratos de construcción: Acuerdos para realizar trabajos de construcción, que pueden involucrar a múltiples partes y condiciones complejas relacionadas con materiales, mano de obra, plazos, etc.

Saber más contrato