líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Creatividad

La creatividad es la capacidad para crear nuevas ideas con un propósito determinado. Este tipo de personalidad puede detener distintas variantes, ya que no todos poseen las mismas habilidades creativas. Aun así, las personas con perfiles creativos suelen compartir una mente activa, ser observadores, auténticas, originales, emocionales, sensibles y suelen abstraerse.

¿Para qué sirve la creatividad?

La creatividad está presente en cualquier disciplina, ya sea en diseño o en ingeniería, matemáticas o deportes. La creatividad nos puede ayudar a saber cómo resolver conflictos de clase entre alumnos, cómo enseñar un concepto de física complicado, cómo incentivar el uso de las TIC en otros docentes del centro, cómo mejorar la comunicación entre padres e hijos, y un largo etcétera.

¿Qué significa ser creativo?

Todos tenemos momentos de inspiración que impulsan nuestro cerebro para desarrollar nuevas ideas. Pero para saber de dónde provienen esas ideas o cómo podemos capturarlas y aumentar su frecuencia, existen sencillas prácticas que nos ayudan a aprovechar este potencial creativo.

  1. Alimentar el cerebro de experiencias sensoriales: La creatividad surge a partir de experiencias. Cada cosa que vemos y escuchamos durante un día nos proporciona información por la cual construimos nuevas ideas. Ser creativo es la combinación de muchas ideas y conocimientos almacenados en nuestro cerebro.
  2. Colabora y escucha a los demás: Las ideas más creativas surgen gracias a la colaboración con otras personas, ya que se aprovechan todos los bancos de conocimientos. La colaboración de varias personas puede despertar la inspiración y dar lugar a ideas creativas, por eso el trabajo en equipo es tan importante.
  3. Introduce momentos de tranquilidad: El síndrome de la página en blanco existe y es una realidad. Normalmente las mejores ideas surgen cuando estamos escuchando música, conduciendo o en la ducha. Nuestra bombilla resplandece entre la oscuridad que albergaba en el momento que queríamos la inspiración. Y es que la mente trabaja mejor para resolver problemas cuando no está intentando solucionarlos, por lo que los momentos de tranquilidad nos proporcionan una plataforma para que nuestro cerebro se centre en lo importante.
  4. Llevar a cabo momentos de juego: La gamificación es una técnica cada vez más empleada para impulsar las ideas creativas. La conexión entre el juego y el pensamiento creativo es muy potente.

Técnicas para impulsar la creatividad

Para evitar el síndrome de la página en blanco y potenciar nuestras ideas creativas, existen técnicas con las que impulsar estos pensamientos y sacarlos hacia fuera. Tanto en el trabajo como en las escuelas, estas técnicas son muy útiles para todos los que las practiquen.

  1. Brainstorming: Las tormentas de ideas son una técnica para hacer tanto en grupo como de manera individual. El procedimiento es ir anotando todas las ideas que tenemos con total libertad referentes a un tema.
  2. Estar al día de las noticias: Las noticias son una gran fuente de inspiración para estar atento a la información diaria que aparece en los medios. Muchas veces, la realidad supera a la ficción y esto es una oportunidad que no podemos desaprovechar.  
  3. Experiencias ajenas: Durante nuestra vida conocemos a mucha gente y todos ellos tienen una vida diferente a la nuestra, con experiencia que quizá nos resultan interesantes. A nuestro alrededor podemos encontrar historias que merecen ser contadas o que se convertirán en fuentes de inspiración, solo hace falta estar atento.
  4. Lista de preguntas: Empezamos por preguntas básicas para acabar por introducir preguntas más profundas que nos dejen volar nuestra imaginación y encontrar la idea que estábamos buscando.
  5. Método 635: Es un método grupal en el que se reúnen seis personas para aportar una idea sobre un tema concreto. Cada uno de ellos escribe tres ideas y cuenta con cinco minutos para poder hacerlo. El proceso se repite seis veces y finalmente, cuando todas las ideas están sobre la mesa, empiezan a escogerse las más útiles.
  6. Dibujar o escribir: Tal vez en nuestra imaginación existan multitud de conceptos sin concordancia, pero si los plasmamos en papel empiezan a tener forma. A veces merece la pena frenar para dejar nuestra mente fluir.

Más información sobre creatividad