líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Dispensador

El dispensador es una máquina que proporciona algún tipo de sustancia o producto. Puede ser manual o automático, la diferencia entre estas dos opciones está en cómo se dosifica el propio producto.

¿Para qué sirve el dispensador?

Los dispensadores manuales requieren el contacto directo con el aparato, es decir, pulsarlos. Por su parte, los automáticos se activan cuando detectan las manos sin necesidad de tocar la superficie. De esta manera, los dispensadores automáticos minimizan el riesgo de que se produzca contaminación cruzada al evitar el contacto directo con la superficie.

Ventajas de los dispensadores automáticos

Los dispensadores automáticos tienen una serie de ventajas que les diferencian de los manuales. Entre ellas destacan:

  • Son más higiénicos.
  • Son más cómodos.
  • Son más atractivos para los usuarios.
  • Optimizan el consumo del producto.

Dispensadores de gel o jabón

Desde que la pandemia del Covid-19 llegó a nuestras vidas, los dispensadores ampliaron su demanda, especialmente aquellos que expulsaban gel hidro alcohólico y jabón. Ahora son comunes tanto en establecimientos públicos, como en hogares y, en especial la hostelería, se ha hecho eco de estos dispositivos.

Pueden ser con sensor de movimiento o manuales, y comúnmente se encuentran en la pared de los baños. Se incrustan en ella y están formados por un recipiente grande al que se le coloca jabón líquido y un mecanismo que despide una cantidad exacta de jabón.

¿Qué es un dispensador de laboratorio?

Por otro lado, el dispensador de laboratorio tiene como propósito traspasar volúmenes de un recipiente a otro siempre y cuando no se requiera mayor exactitud al momento de la medición de volúmenes. Entre sus ventajas se encuentran:

  • Ajuste de volumen rápido, simple y preciso
  • Se puede calibrar infinitas veces
  • Tiene una gran resistencia a los ácidos y a los cambios bruscos de temperatura
  • Los líquidos no se cristalizan
  • Es fácilmente desmontable
  • Su error de medición es del 0,5%

Además, dentro de estos dispensadores existen dos tipos: El mecánico, caracterizado por su necesidad de graduarse manualmente; y el electrónico, que cuenta con una pantalla LCD que hace más precisa la medición del volumen.

Más información sobre dispensadores