líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Distribución extensiva

La distribución extendida es aquella en la que el fabricante pretende vender su producto en cualquier tipo de establecimiento, aunque no pertenezca a la misma rama comercial. Garantizando mayor disponibilidad, difusión y cobertura.

¿Para qué sirve la distribución extensiva?

Es un tipo de distribución que pretende llegar al mayor número de consumidores disponibles, por ello no se trata de productos que no tienen un perfil de consumidor concreto. Eso no quiere decir que no exista un target sino que no es una prioridad dirigirnos exclusivamente a ellos. Intentaremos posicionar el producto en el mayor número de mercados posible, ya que nuestro objetivo es conseguir el mayor número de ventas.

Debido a las características de esta estrategia los productos que pueden aplicarla son productos genéricos o de primera necesidad como chicles, pañuelos de papel, alimentos, productos de higiene básica…

¿Cuándo elegir una estrategia de distribución extensiva?

Esta estrategia esta pensada para productos de fácil rotación o de uso cotidiano especialmente si la competencia es muy alta, ya que de esta forma conseguiremos estar presentes en muchos puntos de venta y así conseguir destacar por nuestra presencia.

La conciencia de marca y la compra por impulso son las claves de este tipo de estrategias. Sin embargo debemos estar muy atentos a la tendencia del mercado y a las preferencias de compra de nuestros clientes, ya que hay en algunas zonas geográficas donde nuestra competencia se encuentra más asentada y es posible que este tipo de estrategias no cause el efecto deseado por ello es muy importante que realicemos un continuo análisis del mercado.

Ventajas de la distribución extensiva

  • Más ventas: al existir más puntos de venta es más probable que los consumidores acaben comprando el producto, especialmente si se trata de productos que compramos por antojo.
  • Compra masiva: los usuarios compran este tipo de productos de forma compulsiva lo que hace que muchos clientes sin pensarlo mucho al ver el producto lo acabe comprando.
  • Posicionamiento de la marca: los clientes empezarán a reconocer la marca ya que nos verán por todas partes, lo que conseguirá que nos posicionemos en su mente como una empresa fiable y rentable.
  • Difusión: los clientes hablarán de nuestro producto y lo compartirán con sus amigos y como pueden encontrar nuestro producto en muchos establecimientos les resultará muy sencillo encontrarlo.

Desventajas de la distribución extensiva

  • Vulgarización del producto: al estar tan difundido, el producto pierde la cualidad de exclusivo o especial ya que podemos encontrarlo en muchos establecimientos.
  • Altos costes de distribución: como hay que transportarlo a muchos establecimientos necesitaremos una red de distribución fuerte para poder cubrir todas las zonas geográficas.
  • Pérdida de control: no podemos controlar todos los puntos de venta por lo que perdemos el poder de tomar decisiones especialmente en el área comercial. Dependemos de los intermediarios, por lo que la comunicación entre empresas debe ser fluida.
  • Distribución variable: contamos con una red variable ya que deja de depender de la empresa productora y depende de la empresa de distribución.
  • Menor presencia en establecimientos minoristas: ya que el presupuesto suele destinarse a grandes superficies o puntos estratégicos donde la afluencia de público es mayor.

Más información sobre la distribución extensiva