líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Dye transfer

Se llama dye transfer al proceso de obtención de copias en color que consiste en la realización de tres negativos independientes para cada uno de los tres colores primarios y su posterior copia a registro en otros tantos pigmentos.

¿Para qué sirve el Dye transfer?

La técnica del Dye transfer es muy útil para la obtención de imágenes de alta calidad. Ofrece muchas posibilidades de control sobre el color y la obtención de nuevos matices a la imagen. Garantiza la estabilidad y durabilidad del color.

Está técnica se ha mantenido en el tiempo gracias en gran medida a la publicidad. Se utiliza en la impresión de anuncios para cartelería dónde es necesario que los colores de la imagen sean lo más vivos posible.

¿Cómo es la técnica de Dye transfer?

Esta técnica se basa en la obtención de la imagen final por medio de planchas de color sobrepuestas hasta dar con los tonos que necesitamos.

El sistema de procesado se desarrolla a lo largo de cuatro pasos básicos:

  1. De originales en blanco y negro se hacen separaciones de tono por registro,dando exposiciones diferentes para cada uno de los colores de impresión, amarillo, magenta y cyan. O de originales en color, las separaciones se hacen a través de filtros primarios, rojo, verde, azul.
  2. A continuación, las separaciones se amplían en papel gelatinizado transparente, que formara la denominada “matriz”, que forma una imagen en relieve de gelatina.
  3. Las matrices se embeben en los pigmentos deseados, normalmente cyan, magenta y amarillo. También se podrían hacer mezclas de pigmentos para conseguir resultados diferentes.
  4. Las matrices se presionan, mediante procedimiento de registro, en el papel blanco, al que se transfieren los colores. La unión de los tres colores da lugar a la copia definitiva en color.

Historia del Dye transfer

Charles Cros propuso y patentó por primera vez en 1880 el uso de la imbibición de tinte para hacer impresiones a todo color a partir de un conjunto de fotografías en blanco y negro tomadas con diferentes filtros de color. Fue comercializado por Edward Sanger-Shepherd , quien en 1900 se comercializaron kits para realizar impresiones en color sobre papel y diapositivas para proyección.

La impresión por imbibición fue inicialmente monocromática. El principio básico subyacente es que el revelado con bicromato de una emulsión fotográfica de gelatina de plata da como resultado que la gelatina se curte o endurezca de forma diferente en proporción a la exposición recibida y se obtenga un ennegrecimiento.

En la década de 1940, este proceso fue popularizado por el trabajo de Jeannette Klute en Eastman Kodak para trabajos de artes gráficas de propósito general.

El proceso de las artes gráficas requiere hacer tres matrices de impresión a partir de tres negativos de separación de colores hechos de un original de transparencia en color o directamente en una cámara de gran formato equipada con un portaplacas deslizante o un portapelículas. Las matrices, que son imágenes de gelatina en relieve sobre un soporte de película absorben el tinte en proporción a las densidades ópticas de la imagen en relieve de gelatina. La colocación sucesiva de las matrices de película teñida, una a la vez, «transfiere» cada colorante primario por contacto físico desde la matriz a un papel recubierto de gelatina.

En 1994, Eastman Kodak dejó de fabricar todos los materiales para este proceso, por lo que actualmente su uso está muy ligado a los profesionales de la fotografía y la publicidad.

Saber más sobre Dye transfer